Agenda anticapitalista

Tres años sobreviviendo a Rajoy

01/12/2014

Luis Zhu

El optimismo del gobierno de Rajoy contrasta con el difícil día a día de gran parte de la población

El optimismo del gobierno de Rajoy contrasta con el difícil día a día de gran parte de la población

Economía | La legislatura del PP está acentuando el empobrecimiento de gran parte de la población

Se acercan las próximas elecciones generales y el gobierno de Rajoy ya está afinando la propaganda sobre la recuperación económica y su capacidad de gestión. En la presentación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2015, Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, proclamó que son las cuentas “de una nueva etapa esperanzadora”. Sin embargo, la mayoría de los datos apuntan a una realidad mucho más amarga y un futuro inquietante si continúa gobernando las elites del régimen del 78.

Una de las caras visibles del coste de la crisis son las personas desahuciadas, visibilidad conseguida gracias al trabajo constante de la PAH (Plataforma de Afectados de por las Hipotecas). Sin embargo, a pesar de la solidaridad desde abajo, 26.500 familias perdieron su vivienda durante el primer semestre de 2014. Recordemos que el PP rechazó en 2013 las propuestas de la PAH para frenar los desahucios.

Muchas personas pierden sus casas tras perder el trabajo. Los datos de paro registrado han dado un pequeño respiro a Rajoy, pero es un clavo ardiendo. El paro registrado en 2014 ha bajado en 508.000 personas. Pero no todas las personas que dejan de estar inscritas como paradas lo hacen porque hayan encontrado un trabajo. Por eso, el número de empleos creados (afiliaciones a la Seguridad Social) asciende solo a 369.000. La diferencia representa a la población que ha dejado de ser activa, bien porque han abanadonado la búsqueda de un trabajo, bien porque han emigrado a otro país.

Si ampliamos el análisis a toda la legislatura del PP, el número de personas que han pasado de ser activas a no activas ha llegado a las 507.000, mientras que el paro registrado ha aumentado en 140.000, dejando la tasa de paro en 23,67%. En resumen, se podría decir que desde que gobierna el PP hay 647.000 personas menos con trabajo en el Estado español. Incluso la Comisión Europea cree que Rajoy será incapaz de reducir de forma significativa el paro y pronostica que en 2016 el Estado español será el líder de la UE en desempleo.

“¡Que se jodan!”

La situación de las personas sin trabajo en el Estado español es trágica. Según cifras del ministerio de Empleo, casi la mitad, un 47%, de las personas desempleadas no cobran ningún tipo de ayuda social (ya sea prestación, subsidio o renta de inserción). No obstante, otras fuentes apunta a que la realidad podría ser incluso peor. Enrique Negueruela, investigador en Empleo en la fundación Primero de Mayo, explica que la versión oficial de la tasa de cobertura cuenta las prejubilaciones y los trabajos a tiempo parcial compatibles con el cobro de ayudas y se calcula sobre el paro registrado. Un cálculo sobre el el paro real y sin los dos primeros colectivos, arrojaría una cifra de 3,8 millones de personas sin trabajo ni ayudas, casi un 70% de la población desempleada.

La mano del PP también se nota en este aspecto. La reforma laboral de 2012 introdujo varios obstáculos para acceder a las ayudas y un real decreto de ese mismo año redujo la cuantía de las prestaciones en 15% a partir del séptimo mes –el célebre “¡Que se jodan!” de Andrea Fabra, cuyo patriarca está ahora entre rejas. Para este 2015, el PGE prevee un recorte del 15% en prestaciones de desempleo, que no se corresponde ni con las previsiones más optimistas de reducción de paro y responde más a la dinámica de exclusión de ayudas sociales a la que se ven abandonadas cada vez más personas etiquetadas como “parados de larga duración”. En este sentido, mientras se escribe este artículo, el PP prepara un plan para pagar entre 399 y 453 euros al mes a unas 350.000 personas que se encuentran en esta situación y que duraría, qué casualidad, hasta el final de la presente legislatura. Un gesto electoralista para intentar ganar las elecciones de 2015.

El panorama tampoco es muy esperanzador para las personas con trabajo. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), desde 2009, los sueldos han bajado un 6%, mientras la productividad ha aumentado un 4%. Su poder adquisitivo también ha retrocedido en este período, en un 17%. En 2013 los salarios bajaron de media en un 1,5% en el Estado español, situándose en los 1.869 euros. Dentro de esta media, hay extremos muy diferentes. Un tercio de las personas asalariadas cobran un sueldo inferior al Salario Mínimo Interprofesional (645 euros al mes) y la mitad, menos de mil euros. En el otro extremo, un grupo de menos del 10% de la población ocupada cobra 39 veces más que el 30% que menos ganan. Este grupo ha incrementado sus beneficios incluso durante la crisis, a un ritmo medio de 5% al año. De este modo, el Estado español es el campeón mundial en aumento de la desigualdad, según la OIT.

Trabajar bajo la pobreza

El retroceso continuo de los salarios está provocando que el trabajo proteja cada vez menos contra la pobreza. Un estudio de la fundación Primero de Mayo señala que la pobreza laboral en el Estado español afecta al 12,3% de la población, mientras que la media de la UE se sitúa en el 8%. Se trata de personas que trabajan, pero tienen unos ingresos inferiores al umbral de la pobreza . Este umbral ha ido retrocediendo (desde los 8.900 euros al año en 2009 a los 8.100 en 2013) conforme aumentaba el empobrecimiento general de la sociedad. En general, la pobreza afectaba al 24,7% de la población en 2009, mientras que en 2013 llegaba ya al 27,3%. Es decir, cada vez hay más gente pobre y más pobre.

El paro es uno de los principales factores que conducen a la pobreza, pero otro muy importante es el tipo de trabajo. Las personas con trabajos temporales, que representan el 24,6% del total –cifra que solo supera Portugal en la UE–, cobran de media un 37% menos que aquellas con contratos indefinidos. Por eso, entre las primeras un 16,2% se encuentra en situación de pobreza, mientras que entre las segundas, un 5,4%. Una dinámica similar ocurre con el trabajo a tiempo parcial, que alcanza a un 18% –un 63% lo hacen de forma involuntaria, es decir, porque no han encontrado uno a tiempo completo. Un 18,8% de la gente con este tipo de contrato se encuentran por debajo del umbral de la pobreza, mientras que entre quienes tienen uno a tiempo completo la cifra alcanza el 10,9%.

Las políticas del PP van en la dirección contraria a solucionar el empobrecimiento de la clase trabajadora. Su reforma laboral de 2012, ha provocado la eliminación de empleos estables, mientras se crean más trabajos precarios. En concreto, ha destruido 263.000 puestos de trabajo indefinido, hay 370.000 contratos a tiempo completo menos y 166.000 personas más trabajando a tiempo parcial.

Ante esta situación, las pensiones se han convertido en un sostén cada vez más importante para más familias. Según CCOO un 20% de las familias tienen como principal fuente de ingresos las pensiones. Sin embargo, la mitad de las personas pensionistas cobran menos de 645 euros y durante los últimos cinco años han perdido un 15% de poder adquisitivo. Con la reforma de las pensiones del PP esta tendencia continuará. Las revalorizaciones se desvinculan del aumento del IPC y durante los próximos años las variaciones se fijarán al 0,25%. Para 2015, la subida oscilará entre 0,5 y 3 euros para las pensiones mínimas y los 6,3 para las máximas.

El balance del gobierno de Rajoy es desolador. A la corrupción generalizada de las instituciones, hay que sumar el continuo empobrecimiento de la clase trabajadora a cambio de mantener los beneficios de una minoría que sirven para mantener engrasadas las puertas giratorias. Capitalismo de amiguetes para el 1% y miseria para el 99%.

27,3% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza
263 mil trabajos indefinidos destruidos desde que gobierna el PP

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×