Agenda anticapitalista

Podemos ser poder popular

02/11/2014

Diego Mendoza

SONY DSC

Asamblea ciudadana ‘Sí se puede’ | Fortalecer los círculos de Podemos para construir una alternativa política desde la base

El domingo 26 de octubre concluyó el proceso constituyente de Podemos, la Asamblea Ciudadana ‘Sí se puede’, con el cierre de la votación de los documentos, iniciándose así una nueva etapa en este movimiento político. Desde que fuera lanzada la propuesta a principios de año, la falta de una estructura definida ha condicionado el proceso a todos los niveles, con una gran dispersión en los núcleos de base (Círculos) y habiéndose llenando en parte este vacío con el peso de los discursos y posiciones de las caras visibles. La necesidad de dotar de una estructura más sólida al proyecto era irrenunciable, si bien la Asamblea Ciudadana ha sido tan solo un paso más sobre el que las personas que creemos en la necesidad de un liderazgo fuerte desde abajo deberemos seguir construyendo la democracia interna y el empoderamiento de los Círculos.

El proceso, que ha puesto de nuevo a Podemos en el centro mediático, no solo ha permitido tener profundos debates entre las personas participantes de los Círculos, sino también visibilizar la pluralidad de concepciones existentes y consolidar la proyección pública de otros liderazgos dentro del proyecto además del de Pablo Iglesias y su equipo. Aún así la votación de documentos en bloques cerrados no ha permitido el reconocimiento de los consensos que hubiera favorecido centrarse en el debate de los puntos discordantes, en la discusión de esas ideas y no de proyectos ligados a personas de referencia.

Las propuestas

En los diferentes documentos se han puesto sobre la mesa debates de fondo principalmente sobre cómo articular los mecanismos de toma de decisión y el papel de los círculos en ello. Dos han sido las propuestas más respaldadas:

De un lado, la propuesta que ha resultado ganadora, la presentada por el equipo de Pablo Iglesias, y que consiste en un modelo organizativo muy “cohesionado y eficaz” de cara a ganar las elecciones generales de 2015. Se trata de un modelo muy centralizado basado en el peso de la figura de una portavocía única no controlada directamente por los Círculos, sino por un comité electo en un proceso abierto, llamado Consejo Ciudadano. Pese a que la propuesta permitirá a los círculos y territorios gozar de cierta autonomía, el espacio de debate y toma de decisión sobre las cuestiones más trascendentales estará muy alejado de la base.

De otro lado, otra propuesta organizativa de peso ha sido “Sumando Podemos”, respaldada por Pablo Echenique, Teresa Rodríguez y Lola Sánchez, en la que se defiende una concepción más abierta, un liderazgo plural y un mayor peso de las bases en la toma de decisiones. Sin renunciar al potencial electoral, este modelo ha puesto el énfasis en el fortalecimiento de un proyecto construido de abajo arriba donde la Asamblea Ciudadana y los Círculos tengan una verdadera capacidad propositiva y de control sobre la dirección.

Ganar desde la base

En el fondo se trata de ganar, y por eso debemos ver qué significa esto. Ganar unas elecciones sin que las relaciones sociales de poder cambien no nos permitiría desarrollar ni tan siquiera un proceso de regeneración democrática real. Como afirma Olga Rodríguez, “el cielo está ocupado y controlado por fondos de inversión, por los paraísos fiscales, por corruptos, por quienes rescatan los bancos mientras echan a la gente de sus casas”. Más allá de una gran marca electoral es necesario tener la fuerza para implantar y defender el programa frente a los poderes fácticos.

He ahí la importancia de los Círculos. La posibilidad de enraizarse en la sociedad depende personas reales implicadas en los municipios, ciudades, centros de estudio o trabajo que se empoderan construyendo su propia alternativa. Y más allá de la lucha institucional, la participación activa de los Círculos en las luchas sociales es fundamental para construir los puentes de solidaridad y apoyo mutuo que nos permiten reconocernos como parte de una misma unidad popular que siempre estuvo en pié llevando un mundo nuevo en el corazón.

Por poca democracia y justicia social que exijamos ya es demasiada para la casta al servicio de los mercados. Solo las protestas y las huelgas de masas pueden allanar el camino a la ruptura. El deber de los Círculos es estar ahí donde la gente lucha, especialmente en los centros de trabajo, creando un poder popular para romper el régimen desde abajo.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×