Agenda anticapitalista

Nuevos tiempos en Euskal Herria: El Estado español debe dar pasos

03/01/2012

Por Oscar Simón. El cambio de estrategia de la Izquierda Abertzale (IA) explicitado en la ponencia Zutik Euskal Herria y el anuncio de la organización armada ETA ha generado una nueva dinámica política. De esta manera el MLNV (Movimiento de Liberación Nacional Vasco) ha sido capaz de superar un cierto bloqueo que sufría en los últimos años. El Estado había sido capaz, especialmente en la dos últimas décadas, de llevar el conflicto a un terreno en el que reducía la incidencia de las acciones armadas y era capaz de criminalizar a toda la IA. La ley partidos y la ilegalización de Batasuna que conllevó el apartheid político en la CAV (Comunidad Autónoma Vasca) y Navarra, los cierres de Egin y Egunkaria, el sumario de las herriko tabernas, el 18/98, las ilegalizaciones de las organizaciones juveniles, la política de dispersión de presos y la doctrina Parot, mostraban cómo la ingeniería represiva del Estado había sido adaptada casi perfectamente para reducir el conflicto político vasco a un asunto meramente judicial y policial.

Con esta nueva estrategia de acumulación de fuerzas en torno al derecho de autodeterminación desde posiciones de izquierdas y la internacionalización del conflicto, a través del CIG (Grupo Internacional de Contacto, en sus siglas en inglés) y la Conferencia Internacional de Paz celebrada en Donosti el 17 de octubre de este año, la IA parece haber abierto una brecha en el entramado estatal. Los resultados electorales de Bildu y Amaiur muestran que cada vez más personas de las clases populares en Euskal Herria apuestan por el derecho democrático de autodeterminación. Y no sólo eso, sino que plantean un horizonte en el que este derecho puede y debe ser posible en los próximos años.

La entrada del PP en el gobierno, partido donde el esencialismo patrio es una de las señas de identidad, las cosas no van a ser fáciles. De hecho la negación de grupo a Amaiur muestra que la orientación que va a seguir el PP va a ser la de obstaculizar el proceso hasta conseguir reposicionarse en un escenario nuevo, donde ya no le vale decir aquello de que dejen las armas. Está claro que el fin del proceso debe ser la celebración de un referendo de autodeterminación en Euskal Herria.

Sin embargo, el Estado Español debería empezar ya a poner fin a la política de dispersión de presos que, aparte de ser ilegal, penaliza a las familias y amigos de los presos y presas, eliminar la doctrina Parot, derogar la ley de partidos y frenar el intento de ilegalización de Sortu, dejar libres a las personas encausadas en el caso llamado Bateregune, así como a todos los presos y presas que lo son por pertenecer a las organizaciones juveniles y a Batasuna. En estos momentos es inconcebible que Arnaldo Otegui y Rafa Díez estén en la cárcel. A su vez el Parlamento de Gasteiz donde gobierna el PSOE apoyado por el PP aparece todavía hoy más ilegítimo, dado que fue constituido sin que la IA pudiera presentarse y las dos últimas contiendas electorales reflejan que su composición actual no corresponde a la voluntad de las personas que residen en la CAV.

Se ha abierto un nuevo tiempo en el que van a aparecer nuevos retos asociados a la capacidad de gobierno asumida especialmente por Bildu, mantener una coherencia de izquierdas a la vez que se mantiene la estrategia de polo independentista va a ser uno de ellos.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×