Agenda anticapitalista

Militares y revolución: Una cuestión de clase

31/03/2014

Óscar Simón

Durante años se habló mucho del papel de los ejércitos en las revoluciones, muchos líderes aparecían siempre en uniforme militar. El papel de Chávez y el ejército en Venezuela relanzaron este tipo de figuras. A su vez, en Egipto y Siria los militares han jugado y juegan papeles diversos. La Revolución de los Claveles es quizá uno de los ejemplos más utilizados para hablar de la comunión del ejército con el pueblo. Sus líricas imágenes de soldados con claveles en los cañones de los fusiles son icónicas del fin de la dictadura de Salazar. David Graebber en su libro En deuda define a los estados como entidades políticas capaces de cobrar impuestos y acuñar monedas con las que pagar a los ejércitos con los que controlar, ampliar o defender los territorios bajo su dominio.

Es decir, el ejército es uno de los pilares del estado. Platón en La República ya defendía que los soldados vivieran aislados del resto de la ciudadanía para que así no tuvieran reparos en imponer por la fuerza la voluntad de la élite sobre la mayoría. Si nos fijamos, los soldados siguen viviendo así e incluso muchos cuerpos policiales también lo hacen.

Los ejércitos son cuerpos con diferentes orígenes de clase social. Los oficiales de alta graduación generalmente provienen de la burguesía y la aristocracia. Capitanes y tenientes suelen tener sus orígenes en familias pequeño burguesas. Y la tropa suele estar compuesta por gentes de las clases populares.

Esta composición social genera entornos diferentes y cuando la movilización social crece, las contradicciones de clase emergen también en el ejército. Esto pasó a gran escala en la Primera Guerra Mundial, suponiendo uno de los factores claves de la revolución rusa, pasó en Venezuela, cuando muchos militares acudían a universidades públicas junto con estudiantes de las clases populares y de otra manera sucedió en Portugal cuando los mandos intermedios se cansaron de obedecer a generales anquilosados en el pasado, abriendo el paso a una revuelta popular que no entraba en sus planes iniciales.

Es importante tener claro el papel represor del ejército, así como la existencia de las contradicciones de clase internas que subyacen dentro del mismo. Una experiencia interesante a seguir la representa el círculo de fuerzas armadas de Podemos.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×