Agenda anticapitalista

ILP Renta Garantida Ciudadana | Alimento para la lucha de las oprimidas

31/05/2013

Esta en marcha en Catalunya la recogida de firmas para presentar la ILP para la Renta Garantida Ciudadana. Mireia Herrera explica la necesidad de impulsar esta iniciativa.

El porqué de una Renta Garantizada de Ciudadanía no reside únicamente en argumentos como la solidaridad o la necesidad de asistencia económica de los sectores sociales más vulnerables. La pobreza, por mucho que se insista con argucias premeditadas, no es algo que se genera y se reproduce de forma intrínseca en una clase social. La pobreza es lo que generan las clases dominantes para construir y perpetuar sus privilegios. De tal modo, que la gente pobre, no es pobre, sino que ha sido empobrecida y las personas vulnerables, vulneradas.

A estas alturas, negar las heridas que ha generado el capitalismo salvaje y el trato vejatorio en forma de tortura cotidiana que día tras día sufrimos la sociedad, no puede ser más que el argumento de un imbécil.

Dejando de lado cualquier acepción del término dirigida propiamente al insulto, el origen etimológico de imbécil ilustra la clase que nos oprime.

Procedente del latín, el vocablo, se forma con el prefijo in: en / con (necesidad de) y con el sufijo baculum: bastón. Así pues, partiendo de una interpretación metafórica y actualizada; imbécil es aquel que se apropia ilícitamente de un recurso para seguir caminando, porque sin éste, sin duda, caería.

La coyuntura actual ha dañado de manera brutal nuestras vidas. El paro, la precariedad laboral, los recortes en los servicios públicos y la constante privatización de los mismos, junto con el abandono de los sectores más castigados por la pobreza, nos han situado en un estado de ahogo permanente con el que se pretende imposibilitar las capacidades de resistencia contra un modelo injusto y segregacionista. Es evidente que a pesar del trato que recibimos, los imbéciles no somos nosotros porque lo que nos falta es lo que nos han quitado.

No somos imbéciles porque no hemos caído en la trampa burda que pretende el enfrentamiento entre nosotros mediante una escasez simulada. No somos imbéciles porque estamos aprendiendo a luchar de manera unificada. No somos imbéciles porque caminamos con firmeza sobre un terreno cada vez más duro y abrupto.

En este sentido, la ILP por una Renta Garantizada de Ciudadanía, supone asegurar la protección de aquellas personas que han sido más afectadas por la expropiación sistemática de los derechos sociales, una renta que permita a las personas, desarrollarse autónoma y dignamente. Supone, además del desempeño del artículo 24.3 del Estatuto de Autonomía de Catalunya, un primer paso para que el dinero público revierta verdaderamente en la sociedad y no en iniciativas privadas. Esta renta además se desvincula de la obligación de realizar actividades de inserción social o laboral, porque los derechos inherentes no son negociables.

La cifra de personas desocupadas sigue aumentado mes tras mes. Cada vez a mas gente se le acaban las prestaciones que le permitían pagar los gastos y la vivienda. Una sociedad deprimida economicamente y sin muchas experiéncias de victòria en las luchas lo tendrá cada vez más complicado para plantar cara a los ataques del neoliberalismo.

El coste en horas de trabajo y dedicación anímica que supone mantener una familia en la miseria complica enormemente tanto desarrollar una conciencia crítica como hacer activismo político. Los 664 euros mensuales que se estipulan en esta ILP como renta mínima garantizada es la cantidad que la Generalitat establece como umbral de la pobreza. Servirán para abastecer a las personas, también para que puedan impulsar y participar en las mobilizaciones contra la crisis de estos próximos años.

Esta ILP también puede convertise en una herramienta política para desenmascarar las políticas neoliberales que CiU —con el respaldo de ERC— intenta esconder tras el proceso sobiranista que trata de liderar. Si el Parlament frenara esta ley, quedaría bien claro su antagonismo con las clases populares.

Desde una perspectiva combativa y de revuelta, es imprescindible preservar la gente más debilitada, para que, entre otros muchos motivos, se pueda empoderar y posicionar sin trabas ante las circunstancias que afectan a la mayor parte de la población. Así pues, prometemos resistir, pero lo tenemos que poder hacer todos y todas en igualdad de condiciones. La Renta Garantizada de Ciudadanía es sólo un primer paso de muchos otros que han de venir y que ojalá la superen en términos de justicia e igualdad. Un paso más para la hegemonía de los imbéciles cambie de bando.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×