Agenda anticapitalista

Editorial | Romper con la austeridad

08/06/2012

Las especulaciones en las altas esferas sobre la posible salida de Grecia de la eurozona y la inestabilidad de la banca del Estado español son los dos focos principales del incendio económico y político que está quemando la Europa del capital.

La inyección de más de 23.000 millones de euros a Bankia y los rumores de “rescate” de la economía del Estado español son los componentes principales del frente ibérico.

El caso de Bankia pone en evidencia dramáticamente aquello que venimos denunciando desde el inicio de la crisis: no hay dinero para defender el empleo y los servicios públicos, pero sí para salvar a los bancos. Una vez recapitalizado Bankia, sabemos que lo próximo será privatizarlo. Socializando los costes, privatizando los beneficios.

Pero Bankia es solamente uno de los bancos con problemas. . Las necesidades de refinanciación de la banca en su conjunto pueden ser de mas de 60.000 millones de euros; un dinero que el Estado no tiene. Por ello, el Gobierno quería recurrir a la deuda pública, cosa que agravaría a medio plazo el déficit al convertir un problema privado en público. Así, el recurso a la deuda no aleja el fantasma del “rescate”, sino lo contrario.

De hecho el BCE ha rechazado el mecanismo ideado por el gobierno del PP –recapitalizar Bankia con deuda pública- y ha propuesto una recapitalización directa a través del fondo de rescate europeo. Al mismo tiempo, la Comisión Europea ha propuesto posponer el objetivo del 3% de déficit hasta el 2014. Estas medidas van en la dirección de evitar un rescate de la economía española, que sería muy costosa y haría tambalear la zona euro. Pero en la práctica esto ya supone prácticamente un “semirescate”, en tanto que se va a exigir a cambio la aceleración de las reformas neoliberales –subida del IVA, reducción de las prestaciones de desempleo y aumento de la edad de jubilación, entre otras- como pasó con los rescates de Grecia, Portugal e Irlanda.

En el frente heleno, la cada vez más probable salida de Grecia de la eurozona centra las preocupaciones de la clase dirigente en Europa por el posible agravamiento de la crisis del euro. Con la posible victoria de Syriza, se ha intensificado aún más el debate entorno a la deuda. ¿Qué posición debemos defender desde la izquierda? Frente a una salida conservadora de Grecia y el consecuente default de su deuda externa liderado por los acreedores que daría continuidad a los recortes, debemos contraponer una salida desde abajo. Esto implicaría no pagar la deuda, la nacionalización de los bancos y grandes empresas bajo control obrero, mayores impuestos a los ricos y programas de inversión pública. Ello permitiría romper con la austeridad para defender los salarios, las pensiones, el empleo y los servicios públicos.

Para ello no bastará con un partido como Syriza en el gobierno, que va a recibir fuertes presiones por parte de las instituciones políticas y financieras para impedir la políticas que beneficiarían al 99%. Necesitamos un movimiento de masas que confronte la actual estructura de poder económico y político. Reforcemos esa estrategia y un internacionalismo que apunte hacia una Europa muy diferente: una Europa de los trabajadores y trabajadoras.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×