Agenda anticapitalista

Editorial | Necesitamos un movimiento amplio

06/05/2012

A medida que se van imponiendo los planes de ajuste y las políticas de austeridad, los problemas de estas políticas se hacen más patentes que nunca. Y más que apagar el fuego de la crisis, lo que hacen es tirar gasolina. A finales de abril, el Estado español entraba en recesión —dos trimestres seguidos de caída del PIB. Además, cada vez son más las voces que dentro de las propias clases dirigentes piensan que quizás la austeridad no es el camino. Las divisiones empiezan a surgir y la posible victoria de Hollande en las elecciones francesas, con un discurso anti austeridad, puede acabar rompiendo este consenso que había hasta ahora en torno a la clase dirigente europea. Esta división abre las puertas a un debate donde las ideas anticapitalistas tienen mucho que decir.

El otro problema al que se enfrenta el gobierno del PP y el de CiU en Catalunya es la creciente oposición a los recortes. El último año, con la explosión del 15M, hemos visto movilizaciones que no se veían en décadas. El éxito de la huelga general del 29M y las masivas manifestaciones del Primero de Mayo son la última muestra de este hecho. Su preocupación es proporcional al grado (muy alto) de represión al que nos enfrentamos.

De hecho, la única razón por la cual el gobierno de Rajoy y el de Mas no se enfrentan todavía a más problemas es la débil oposición frontal que están llevando a cabo las direcciones de CCOO y UGT. La convocatoria de nuevas movilizaciones no es suficiente. Después de la huelga general, continúan apostando por el diálogo, con miedo que el Estado español llegue al nivel de movilización social griego. Pero la realidad es que si los recortes son como Grecia, la única salida que nos quedará será luchar como Grecia.

La presión sobre las direcciones de CCOO y UGT para que convoquen una nueva huelga general antes de que se acabe el mes de junio tiene que ser cada vez más grande. Y es que la clase trabajadora está mostrando voluntad de lucha. El último ejemplo es el voto masivo a favor de una huelga general intermitente por parte del sector educativo del País Valencià.

El ambiente anti PP ha crecido muy rápidamente, y en cada movilización se muestra una voluntad de lucha y una radicalidad cada vez más creciente. Personas que hasta hoy no se habían quizás ni planteado de salir a la calle, se están viendo con la obligación de hacerlo para defender los derechos más básicos. El 12M y el 15M serán un buen momento para, un año después, llenar las calles para mostrarles que continuamos aquí, que no nos hemos ido y que estamos dispuestos a seguir batallando. Esto nos plantea el debate real de cómo nos relacionamos con todas estas personas que hasta ahora no estaban en las calles. Si queremos un movimiento amplio que tenga posibilidades de derrotar las medidas de austeridad, hay que dejar el sectarismo estéril y establecer un debate con estas personas sobre cómo podemos conseguir victorias.

Tenemos que aprovechar el momento y no dejar pasar la oportunidad de construir un movimiento amplio contra los recortes y la austeridad. Esto es lo que realmente aterra a los gobiernos. Cualquier otra cosa diferente a llevar adelante la lucha, ya sea negociando o esperando que nos ofrezcan soluciones desde arriba, es dar fuerza a los que nos están imponiendo la degradación de nuestras condiciones de vida.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×