Agenda anticapitalista

Editorial | 29M: Un enorme éxito a continuar

08/04/2012

La huelga del 29M ha sido general, y masiva. Se ha notado, sobre todo, en los grandes centros de producción, donde se agrupa la clase trabajadora: en la industria, el transporte, la minería, la administración pública… Es de destacar que toda la industria automovilística del Estado español ha cerrado. Según el grupo ‘Economistas frente a la crisis’ el consumo industrial de electricidad cayó en un 87,7% debido a la huelga. En la huelga de septiembre de 2010, la caída fue del 71,4%.

Ahora, la gente está más enfadada que entonces. Para decirlo más claramente, la clase trabajadora está más enfadada, y se ha organizado mejor para esta huelga. Por si alguien lo dudase, la huelga del 29M vuelve a demostrar que la clase trabajadora existe y lucha en el Estado español. El PP y los ricos intentan encubrir este hecho. “No toca hacer huelga, toca trabajar” dijeron ante el 29M. En realidad, estaban confesando que sin la clase trabajadora, todo su capital no trabaja, no produce nada.

A alguna gente de la izquierda y de los movimientos sociales también le cuesta entender la importancia de la clase trabajadora. Muchas movilizaciones en los barrios, impulsadas por asambleas del 15M, o por nuevos espacios unitarios, fueron un apoyo importante para la huelga, dándole un aspecto mucho más social que las anteriores. Pero el éxito de la huelga recae sobre todo a la acción unitaria de la clase trabajadora.

Lo mismo se aplica a las enormes manifestaciones. A pesar de la ausencia en muchos casos de convocatorias unitarias, la gente trabajadora del Estado español —sea empleada, desempleada, jubilada o sin haber conseguido su primer trabajo— confluyó en las protestas haciendo de ellas un símbolo vivo de su profundo descontento.

Es éste el hecho clave de las protestas, no los escaparates rotos y contenedores quemados por unos centenares de encapuchados en Barcelona. Estos incidentes ni son tan graves como pintan los políticos y los medios de comunicación, ni son nada vanguardistas como algunos de los protagonistas puedan pensar. La verdad es que sí hay vándalos que intentan destrozar nuestra sociedad, pero van con corbata, no con capucha.

La huelga del 29M ha sido un éxito, pero es sólo el inicio de la lucha que hará falta. Porque no se tumbará la reforma laboral y los recortes con negociaciones y pactos. La gente trabajadora no compartimos ningún interés común con los que nos quieren hacer pagar la crisis que ellos crearon; somos nosotros o ellos, y sería mejor que los dirigentes sindicales lo comprendiesen.

Pero dado su historial de hacer concesiones y firmar acuerdos, no podemos fiarnos de ellos. Por este motivo, para continuar la lucha contra la reforma laboral y los recortes —en realidad, la lucha contra todo lo que el PP representa— debemos seguir organizándonos, en asambleas unitarias en los lugares de trabajo, barrios, escuelas o facultades. Debemos de estar preparadas para movilizaciones masivas, como la que tendrá lugar el próximo 12 de mayo. A la vez, debemos vertebrar una izquierda anticapitalista capaz no sólo de impulsar las luchas hoy, sino de plantear alternativas al conjunto del sistema para mañana.

Sea como sea, el 29M hemos marcado un gol importante contra el PP y la patronal. Ahora la lucha debe continuar.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×