Agenda anticapitalista

Desahucios | La PAH lanza el escrache para perseguir a los culpables

02/03/2013

Cesc Laporta. En la comparecencia pública de Ada Colau en el Congreso de los Diputados, la portavoz de la PAH dio una carta a cada grupo parlamentario. La misiva exigía un compromiso de apoyo a las demandas de la ILP, favorecer su tramitación sin rebajas y posterior votación con carácter de urgencia. De no hacerlo, se expondrían a “el señalamiento público de sus diputados como responsables directos del sufrimiento y el dolor de miles de familias de este país”. Se daba así el disparo de salida a la campaña de escraches de la PAH.

El escrache se popularizó en Argentina gracias a la organización HIJOS (hijos de desaparecidos, asesinados, exiliados y presos políticos de la dictadura) como estrategia de presión popular contra los indultos del presidente Menem a los procesados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura de Videla. También en Chile, donde tan sólo el 2% de los cómplices de la dictadura han sido juzgados, se practica la escrache (o funa) para desenmascarar los verdugos de Pinochet contra la Unidad Popular de Allende que causaron miles de víctimas.

El escrache nace pues como una estrategia de denuncia pública contra la impunidad de la dictadura, los crímenes contra la humanidad o la corrupción; como un ejercicio de memoria histórica, un juicio popular para restituir la dignidad de los vencidos.

Aquí, la campaña mediática #15mpaRato anticipaba su llegada, en las jornadas de movimientos sociales Colpegem juntes que se realizaron en Barcelona en enero se contemplaba como una línea estratégica y en febrero nacía en plaza Sant Jaume el @escracheBCN. Pero sin duda el referente del escrache hoy en día es la PAH.

Después de cuatro años de lucha sostenida en la calle visibilizando la situación de emergencia habitacional (400.000 ejecuciones hipotecarias) y socializando la desobediencia (500 desahucios parados), la PAH ha sido capaz de hacer llegar al Congreso unas demandas de mínimos (dación en pago retroactiva, parque de alquiler social y la moratoria de los desahucios) avaladas por un proceso de movilización que genera un amplio consenso social de hasta el 90% de la población.

Una vez agotados los canales democráticos, la PAH apuesta por la vía del escrache: “Lo que no hace el estado lo hará el pueblo”. Se trata de una campaña gradual dividida en dos fases: el escrache virtual a través de twitter con el hastag #OpILP y un bombardeo masivo de mails; todos ellos dirigidos a los diputados del PP para que rompan la disciplina de voto en favor de la ILP. Y una segunda fase de escrache público mediante carteles y manifestaciones en sus barrios.

La estrategia se está demostrando efectiva en los contextos actuales de lucha. Gracias a su capacidad tensora a través de la presión popular se ha conseguido que el PP admitiera a trámite la ILP. A menudo desde el activismo político enfrentamos el capitalismo como un enemigo difuso al que el escrache permite poner nombres y apellidos. Como decía el popular lema de HIJOS, “si no hay justicia, ¡hay escrache!”.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×