Agenda anticapitalista

Contra el gobierno de la corrupción y los recortes | Echemos a Rajoy

10/09/2013

Por Tamara Ruiz. Recientemente Mariano Rajoy ha manifestado, durante el discurso con el que daba comienzo al nuevo curso político, que la situación actual de la economía española es mejor que hace un año, como si las reformas de su gobierno y sus políticas de austeridad y recortes que llevan implementando desde que ganaron las elecciones generales en noviembre de 2011 fueran en el buen camino. Además, en un alarde de optimismo, y al igual que hiciera el anterior gobierno del PSOE cuando habló de los brotes verdes de la economía española al comienzo de la crisis, ha anunciado que en los próximos meses se espera que el Estado español salga de la recesión económica, en contra de todos los pronósticos, y ha declarado que, si la situación económica sigue mejorando, dentro de un año anunciará una bajada de impuestos para el 2015.

Sin embargo, los datos económicos reales no permiten ser tan optimistas. La recesión en el Estado español continúa, con una caída del 0,1 % del PIB en el último trimestre (y de un 1,6% respecto al mismo trimestre del 2012), mientras que la tasa de paro se mantiene en el 26,26 %, la segunda más elevada de la UE, y solo ligeramente inferior a la del trimestre anterior durante el que se alcanzó un nuevo record histórico en el número de personas desempleadas, que superaron los seis millones, y una tasa de paro del 27,16 %. Este ligero descenso de la tasa de desempleo no debe interpretarse -como ha apuntado el Gobierno- como una mejora de la situación económica general, ya que el incremento neto de personas ocupadas fue bastante menor al descenso del número de desempleadas (149.000 frente a 225.200). Estos datos reflejan el desánimo de muchas personas a la hora de inscribirse en las oficinas de empleo del extinto INEM y la emigración silenciosa de miles de personas hacia otros países en búsqueda de trabajo.

Pese a esta realidad, el Gobierno se muestra optimista intentando anotarse algún punto en un momento en el que continúa agravándose la crisis política y de legitimidad en la que lleva meses sumido, en un intento de recuperar parte de la confianza perdida por parte de su electorado debido a su implicación en el caso Bárcenas y tras dos años de incumplimiento de su programa electoral.

De hecho, esta crisis política no solamente la está sufriendo el partido en el gobierno, ya que tanto el PP como el PSOE —que también se ha visto nuevamente salpicado por la corrupción con el caso de los ERE en Andalucía—, siguen cayendo en las encuestas en intención de voto. Ambos partidos han alcanzado según la última encuesta del CIS los niveles más bajos de intención de voto de los últimos años, hasta llegar a un 32,5 % en el caso del PP y a un 27,2% en el del PSOE. Frente a esta caída, tanto IU como UPyD siguen aumentando su apoyo, hasta casi duplicar en intención de voto los resultados que consiguieron en las últimas elecciones generales.

Pese a esta crisis política, el gobierno del PP parece que va a continuar por la senda de la austeridad con las políticas de recortes y privatizaciones del sector público, como muestra la reciente aprobación del decreto de becas para el próximo curso escolar o la propuesta de reforma de las pensiones.

Los numerosos casos de corrupción que afectan sobre todo a los dos principales partidos políticos no hacen más que profundizar la crisis de legitimidad del sistema y de las políticas del Gobierno y los dictámenes de la Troika, y ponen en evidencia la podredumbre de un régimen corrupto que pretende perpetuar a toda costa los privilegios de una minoría haciendo recaer los efectos de la crisis y la austeridad sobre la mayoría trabajadora.

Aunque todo ese malestar no se está traduciendo actualmente en movilizaciones y huelgas masivas contra el Gobierno, esa indignación permanece latente, y al igual que ocurrió con el comienzo del movimiento 15M, en cualquier momento puede volver a saltar la chispa que encienda nuevas luchas y resistencias contra los planes del Gobierno.

De momento, en el sector de la educación sí se prevén movilizaciones y huelgas durante el mes de septiembre, tal y como han anunciado el Sindicato de Estudiantes, y la sección del SAT de la Universidad de Sevilla, y el sindicato STEI de Illes Balears, o como la marcha de ocho días que han protagonizado profesorado, madres y padres y estudiantes en defensa de la educación pública en Catalunya a finales de agosto.

Incluso los portavoces de CCOO y UGT han llegado a anunciar que propondrán paros, movilizaciones y una jornada de huelga en la Plataforma Estatal en Defensa de la Educación Pública si la Ley Wert sigue adelante.

Además, para poder frenar los recortes que vengan y todas las posibles reformas antisociales será necesario fortalecer y unificar las luchas que actualmente se dan en diferentes sectores, así como mejorar los espacios de coordinación entre los movimientos sociales. En esa línea se enmarca una asamblea convocada por el 15M en Sevilla para el 4 de septiembre en la que se pretende que confluya la Asamblea Ciudadana con las mareas, el movimiento estudiantil, etc. En definitiva, golpear juntas para golpear más fuerte.

———————

¿Estás de acuerdo con nosotr@s? Recibe más información sobre En lucha, anticapitalismo y revolución

Puedes leer también nuestro periódico de este mes En Lucha

Conéctate a las redes sociales www.facebook.com/Enlucha | http://twitter.com/enlucha

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×