Agenda anticapitalista

True Detective: conspiración contra la raza humana

02/03/2014

Manel B.F.

Woody Harrelson y Matthew McConaughey interpretan a dos detectives muy diferentes unidos por un caso  sórdido.

Woody Harrelson y Matthew McConaughey interpretan a dos detectives muy diferentes unidos por un caso sórdido.

Series | A través de unos personajes complejos y bien trabajados, True Detective repasa los bajos fondos de la sociedad americana

Cuando ha llegado al ecuador de su primera temporada, la nueva serie de la cadena americana HBO, True Detective, protagonizada por Mathew McConaughey y Woody Harrelson, se ha convertido en un fenómeno que ha llegado a encandilar hasta al mismísimo Obama, quien ha tenido el privilegio, no podía ser de otra forma, de ver la temporada completa en un solo fin de semana.

Hay muchos elementos sobre los cuales se sustenta el éxito de la serie, o al menos su valor, muy por encima de la media. Se podría decir incluso que esta trasciende lo puramente televisivo para adentrarse en el terreno de lo literario y lo cinematográfico, aunque tenga más peso lo primero. Se trata de una obra de autor, creada y escrita por un único guionista, Nic Pizzolatto, quien se había dedicado a la literatura anteriormente. Hay quien defiende que es precisamente esta autoría solitaria la causante del éxito. Tal vez algo tenga que ver, pero cuando se habla de audiovisual no se puede olvidar el peso de un proceso creativo, pero también industrial, que va del texto al producto acabado y en el que intervienen un equipo de profesionales.

Es difícil determinar cuál es la verdadera causa porque seguramente hay muchas. Lo que vale la pena subrayar es uno de los elementos probablemente más atractivos, teniendo en cuenta que esta última palabra tiene un sentido especial que adquiere cuando nos referimos a aquello que hay de perverso u oscuro en el mundo.

Paisaje humano

Se trata de los personajes, claro, pero no solo de los detectives Cohle y Hart, sino de todo el paisaje humano en el que se mueven. Luisiana, los barrios pobres, los de la llamada white trash, basura blanca, los bajos fondos, los moteros blancos y los camellos negros, las sectas cristianas y los damnificados por el huracán Andrew y, como telón de fondo, un crimen de escenografía satánica.

Decía James Ellroy, uno de los grandes escritores de la novela negra, que el género se podría definir como el acto de encender una bombilla en el trastero de la sociedad, allí donde se guarda todo lo sucio, roto e inútil.

True Detective es ese gran trastero, por el que transitan dos personajes contrapuestos al principio, pero que están condenados a seguir caminos idénticos. Cohle es el detective nihilista, con una visión desencantada y oscura del mundo. Hart, el padre de familia, un correcto policía que solo aspira a la normalidad. Mientras poco a poco vamos descubriendo la tragedia de muerte y autodestrucción que se esconde detrás del nihilismo de Cohle, cuyos diálogos están inspirados en el libro de no ficción del escritor de culto Thomas Ligotti titulado La conspiración contra la raza humana, vemos cómo la vida de su compañero se desmorona, al ponerse en evidencia que detrás de su máscara se esconde la traición y el engaño.

¿Quién conspira y por qué? No corresponde al arte responder estas preguntas. Tal vez, como cuenta un sospechoso, sea una secta de ricos que adoran al diablo y sacrifican hombres, mujeres y niños. O tal vez sea algo más que una secta.

En el presente, desde donde nos cuentan la historia, los dos detectives parecen vivir una nueva vida, encontrándose aun más distanciados el uno del otro de lo que lo estaban al principio. El Katrina ya ha arrasado su antiguo trastero y los viejos crímenes resurgen de la oscuridad. La conspiración es todo aquello que nos deshumaniza.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×