Agenda anticapitalista

#15 de Octubre: Salimos TOD@S a la calle

09/10/2011

Jesús Castillo nos habla de que el 15 de octubre será un día de movilización internacional donde todos y todas tenemos que salir a la calle para mostrar nuestro rechazo a las políticas de austeridad que pretende imponer el neoliberalismo.

En un contexto internacional de auge de la lucha de clases, con revoluciones en marcha en varios países árabes y grandes movilizaciones contra los recortes sociales en Europa, cuando los capitalistas europeos y sus partidos políticos han demostrado hasta la saciedad que no ven más allá del mismo neoliberalismo que nos ha conducido a la crisis, el movimiento 15M sigue desarrollándose y enraizándose en las bases de la sociedad.

El movimiento ha estado activo durante el verano, aunque no haya aparecido en las portadas de los grandes medios de comunicación. Las asambleas de barrio han seguido funcionando. Se han desarrollado acciones locales muy diversas que han acercado el movimiento al vecindario y se han impedido decenas de desahucios por todo el Estado.

Desgraciadamente, los recortes sociales también han continuado, destacando la aprobación de una nueva Reforma Laboral que eterniza los contratos temporales, los recortes en sanidad y educación, y la reforma de la Constitución para incluir la estabilidad presupuestaria. El gobierno del PSOE sigue al servicio de los mercados y sus especuladores, preocupado contínuamente en mandar el mensaje de que pagar la deuda externa es su prioridad por encima del mantenimiento de los servicios sociales. Aún así, los intereses que pagamos por la deuda siguen subiendo y la especulación financiera, insaciable, no para.

En septiembre, la actividad del movimiento 15M aumentó con fuerza, reflejando que aún está presente la potencia y la frescura de los inspiradores meses de mayo y junio.

Uno de los puntos claves en el movimiento desde que se descentralizara en asambleas de barrio ha sido, y sigue siendo, el mantener un equilibrio flexible y dinámico entre acciones locales y movilizaciones globales. Hay que evitar diluirse demasiado en luchas locales en los barrios descuidando la coordinación, tanto a nivel de ciudades como estatal. No sería la primera vez que grandes movimientos sociales se desinflan a la vez que pierden la coordinación territorial. En pro de esta coordinación y de mantener en el punto de mira los grandes objetivos sociales, las movilizaciones, como la manifestación internacional del 15 de octubre (15O), son claves. Desde el 15 de mayo, las manifestaciones generales convocadas por el movimiento 15M fueron en aumento, desbordando una y otra vez las expectativas y demostrando que hoy por hoy el movimiento 15M es quien tiene la capacidad de movilizar a más personas, por encima de sindicatos y partidos.

La jornada internacional de lucha contra los recortes del 15O, con manifestaciones en multitud de ciudades fuera y dentro del Estado español, es una gran oportunidad para demostrar nuestra fuerza movilizadora después del verano y para seguir expandiendo las asambleas en los barrios.

El carácter internacional de la jornada de lucha del 15O constituye un precedente muy interesante para estrechar lazos transfronterizos en la lucha contra los recortes sociales y por la justicia social. Los capitalistas se organizan internacionalmente en instituciones nada democráticas como el G8, el FMI, la UE o el Banco Mundial. Las que ofrecemos las resistencias y las alternativas democráticas desde abajo también debemos coordinarnos internacionalmente. Durante el movimiento anticapitalista o antiglobalización, a inicios del año 2000, los foros sociales donde se encontraban miles de activistas de todo el mundo cumplieron, en parte, esta labor de generar una agenda de lucha común. Ahora debemos ser capaces de volver a coordinarnos para que la crisis la paguen los que la han provocado.

Dada la importancia de la manifestación del 15O debemos prepararla con tiempo para que todo el mundo lo sepa y salga a la calle masivamente. En algunas asambleas de barrios ya se están montando mesas informativas que además de informar al vecindario sobre el 15M anuncian la manifestación del 15O. Exploremos al máximo nuestra capacidad de convocatoria y salgamos a las calles a exigir la anulación de todos los recortes sociales, un referéndum sobre la reforma de la Constitución y que la crisis la paguen los capitalistas. n

“Hay que ir hacia una huelga general indignada”

Ástrid Almonte – Jaén

“Los recortes sociales que está llevando el Gobierno suponen ahogar a millones de ciudadanos en la miseria que hoy en día vive la gran mayoría, mientras los privilegiados se puede bañar tranquilamente en los propios beneficios de la crisis que ellos mismos han creado y de la que son responsables. Ante las injusticias debe existir un movimiento fuerte y un compromiso. Somos, en gran parte, responsables de lo que sucede en la sociedad”.

Isaac Olivé – Sevilla

“He venido a manifestar mi indignación por el desmantelamiento de los servicios públicos sociales. Pienso que sí hay realmente dinero, y por tanto no hay verdaderos motivos para recortes, o más bien, hay motivos, que son la infinita avaricia de unos pocos. Tenemos que seguir tomando las plazas, manteniendo las redes sociales abiertas, y organizando movidas de presión social, tales como la huelga general indignada”.

Carlos Seda – Mallorca

“Creo que en una sociedad como la española donde hay más de ocho millones de pensionistas, cinco millones de parados, 500000 extranjeros en situación irregular y un 63% de trabajadores mileuristas la defensa de una sanidad gratuita es básica para impedir una bolsa de exclusión social”.

Ella McDonald – Madrid

“Los recortes en la enseñanza están quitando dinero del sector público para pasárselo a los centros privados. Pero la respuesta está siendo contundente y muy inspiradora. En mi instituto ya tenemos una asamblea de estudiantes para apoyar activamente a las y los profesores en huelga. La enseñanza es de todos y todas, y la lucha también”.

Y después del #15-O què?

La movilización del 15O debe servir también para impulsar la coordinación de cara a lanzar una consulta popular el 20 de noviembre, coincidiendo con las elecciones generales. Se trata de una propuesta que se está trabajando ya en varias ciudades, debatiéndose a nivel de las asambleas de barrio. Una consulta alrededor de cinco temas claves para nosotras —trabajo, vivienda, reforma electoral, reforma constitucional y huelga general— que nos permitirá hacer girar el debate político hacia nuestro campo, hacia las necesidades reales de la gente de a pie, esquivando el debate absurdo de si votar al malo o al peor. Una consulta popular que podría ser el principio de la confección de un programa de mínimos para el movimiento que oriente nuestras actuaciones.

Las movilizaciones masivas coordinadas, como la del 15O y la consulta popular del 20N, añadirán aún más presión para la convocatoria de una huelga general contra los recortes sociales. Una huelga general en la que el movimiento 15M debe tener un papel decisivo en muchos barrios, polígonos industriales y centros de trabajo. Una huelga general que podría permitirnos organizar comités de huelga en los que se encontrasen los y las activistas del 15M con trabajadores y trabajadoras, para coordinar esfuerzos. El Mayo del 68 francés, con la mayor huelga general de la historia, nos muestra las sinergias de resistencia tan interesantes que se ponen en marcha cuando se une la frescura y radicalidad de los estudiantes y los movimientos sociales con la fuerza que los y las trabajadoras tienen derivada de su posición en el sistema productivo.

El camino para que la crisis la acaben pagando los que la han provocado —los grandes capitalistas— pasa por una cadena de huelgas generales que vaya organizando y coordinando la resistencia de los y las trabajadoras, tal y como está sucediendo en Grecia. Huelgas generales que echen atrás los recortes sociales uno tras otro.

Tras las elecciones generales del 20N, con la más que previsible victoria de la derecha más recalcitrante, se abre un nuevo horizonte político. El PSOE se encuentra en una crisis política que viene arrastrando desde hace años al no responder a las necesidades de los y las trabajadoras, pero que es ahora más profunda que nunca. Aún así, mucha gente que aún simpatiza con el PSOE y que no se moviliza cuando este partido está en el gobierno, saldrá a las calles contra los recortes del PP. Por otro lado, las burocracias sindicales serán más sensibles a una presión que va en aumento desde sus bases en pro de movilizaciones serias, incluyendo la huelga general.

Estamos viviendo un momento histórico a nivel internacional en el que todos y todas las que nos sentimos anticapitalistas debemos organizarnos política y sindicalmente.

Jesús Castillo

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×