Agenda anticapitalista

Tras los atentados de París: no al racismo y las guerras imperialistas que alimentan el horror

15/11/2015

En lucha

Le-bilan-encore-provisoire-des-attentats-a-Paris

La atroz masacre de París ha sido horrible. Nuestra simpatía está con las víctimas y sus familiares y amistades.

Pero no debemos permitir que esta atrocidad sea utilizada como combustible del racismo y la islamofobia.

Las personas racistas y la derecha intentarán utilizar estas muertes para justificar más intervenciones imperialistas y avivar la islamofobia. No debemos permitirles que exploten este discurso para dar impulso a la extrema derecha.

Algunos políticos intentarán poner más barreras aun frente a las personas refugiadas. Debemos recordar que estas personas están huyendo de la violencia y de la guerra. Ellas no han perpetrado el asesinato, son las víctimas de éste.

En estos tiempos oscuros, decimos, más que nunca, que todas las personas refugiadas son bienvenidas, hay que abrir las fronteras.

No hay excusa para las masacres de personas inocentes en París. Estos asesinatos no son bajo ningún punto de vista un ataque contra el imperialismo o el capitalismo. Sólo harán la vida más difícil y más peligrosa de las personas musulmanas, negras y asiáticas.  Y darán alas a quienes desean la guerra.

No hay ninguna excusa, pero sí hay un contexto para lo sucedido. Dos siglos y medio de colonialismo e imperialismo han dejado un amargo legado de odio contra Occidente en gran parte del mundo. Más de 15 años de “guerra contra el terror” ha resultado en más de un millón de personas asesinadas y en millones que han tenido que abandonar sus casas. Era evidente que habría una respuesta.

El horror en París del pasado viernes se repite en una base brutalmente regular en Irak, Siria, Afganistán, Palestina y Yemen. Los gobiernos occidentales o sus aliados han roto estas sociedades y presidido las masacres. La intervención occidental y su apoyo a la contrarrevolución en el mundo árabe ha producido el Estado Islámico. El plan de Francia era bombardear Siria e Irak durante aproximadamente dos meses.

Cuando las fuerzas francesas invadieron Mali en 2013, éste se convirtió en el octavo país dónde los poderes occidentales llevaban a cabo acciones militares en tan sólo cuatro años.

En última instancia, las personas asesinadas en París han sido víctimas de las guerras respaldadas por Occidente y de la reacción frente a ellas.

Más bombardeos, drones, represión y asesinatos sólo allanará el terreno para más terror como respuesta. Hoy en día está claro que la invasión de Irak aumentó la amenaza del terrorismo sustancialmente.

El estado de emergencia en Francia autoriza el toque de queda, el registro de domicilios en cualquier momento, la censura de la prensa, los arrestos domiciliarios sin juicio, la clausura de lugares públicos y mucho más. Nada de ello traerá seguridad. Sólo aumentara la represión.

Hacemos un llamamiento para evitar una reacción violenta contra las personas refugiadas, migrantes y musulmanas. Decimos no a la guerra de Siria o a cualquier otra.

Asimismo, nos comprometemos con la unidad internacionalista de la lucha de clases contra el imperialismo y un sistema capitalismo que crea las condiciones para semejante horror, como hemos visto en París.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×