Agenda anticapitalista

Sanidad: Victorias y optimismo para seguir la lucha

30/01/2014

Aitor Bayón

Se respiran aires de victoria en la sanidad madrileña.

Se respiran aires de victoria en la sanidad madrileña.

En Madrid se respira, sobre todo en la sanidad y la Marea Blanca, un fuerte aire de optimismo. El abandono del último proyecto privatizador de la Comunidad de Madrid por parte del ejecutivo de Ignacio González, debido a la ratificación por parte del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de la paralización cautelar anterior, es vista, como no podía ser menos, como una victoria de la Marea Blanca frente al PP. Más, si le sumamos que se ha llevado por delante al consejero de sanidad Lasquetty.

Pero como dicen desde la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS), no debemos caer en un exceso de confianza. Desde las filas del Partido Socialista de Madrid han corrido para apuntarse el tanto. Han prometido que revertirán la situación de privatización, comenzando con esto su estrategia de lavado de imagen de cara a las municipales y autonómicas del 2015. También los sindicatos CCOO y UGT, se congratulan de este éxito. Pero si se ha llegado a está situación es en parte responsabilidad suya, ya que desde 2004 la Comunidad de Madrid viene implementando el modelo privatizador, frente al cual los sindicatos mayoritarios no pusieron apenas resistencia o incluso se mostraron a favor como en el caso del Área Única, que potenciaba la externalización de servicios y supuso una reducción muy significativa de personal. Fueron en este sentido los sindicatos minoritarios como MATS, SAS, etc., los que desde el principio dieron la batalla contra la privatización.

La paralización de este proyecto no debe hacernos creer que se han vencido los planes privatizadores, ni que haya vuelto lo privatizado a manos públicas. Desde que comenzó el proceso judicial para parar la privatización de la gestión de estos seis hospitales y 27 centros de salud, se han privatizado servicios de limpieza, la lavandería central  y el banco de sangre, entre otros. Además todos los hospitales, ambulatorios, laboratorios y call centers que han sido externalizados siguen en manos privadas.

Por tanto, no ha cambiado mucho el panorama sanitario madrileño con esta sentencia. Lo que puede ofrecer la misma es contradictorio, ya que por un lado puede asentar la idea de que es a través de los tribunales como se debe revertir el proceso privatizador, lo que iría en detrimento de la movilización de la Marea Blanca. O puede suponer lo contrario, una buena muestra de que la movilización es la que puede conseguir que hasta las instancias judiciales, que no cuestionan las privatizaciones, se vean obligadas a parar las más sangrantes o las que peor se realizan.

En cualquier caso, lo fundamental es extraer las lecciones oportunas para continuar la lucha. Por un lado, gracias a la Marea Blanca, es decir, gracias a la unión de las personas que trabajan en sanidad y las usuarias de la misma (hasta las personas excluidas), se ha generado un movimiento social y una respuesta colectiva a las privatizaciones. Llegando a implicar y forzar a posicionarse, hasta a los colectivos que menos rechazaban la privatización. También se ha puesto en entredicho el dogma liberal que asegura que la gestión privada es mejor que la pública, abriendo un debate sobre la conexión existente entre las consejerías de sanidad y el negocio privado.

Otro aspecto importante es entender que hasta que no se deroguen las leyes y decretos que permiten la privatización, como la 15/97 o el RDL 16/2012 no se frenará completamente la privatización. Y eso se debe conseguir a través de la lucha, extendiendo la reivindicación y forzando la derogación, pues ni PP, ni PSOE lo contemplan, ya que allí donde gobiernan aplican privatizaciones. Tampoco debemos olvidar que el pago de la deuda y el artículo 135 de la Constitución, son a la vez el motivo y la excusa perfecta que permiten los recortes y privatizaciones en sanidad. Por lo que se hace imprescindible posicionarse contra el pago de la deuda para garantizar una sanidad pública, gratuita y universal.

 

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×