Agenda anticapitalista

Rusia: de capitalismo de estado a capitalismo de mercado

23/09/2013

Por Albert Portillo. Para entender la Rusia actual hay que remontarse a principios de siglo cuando tuvieron lugar los acontecimientos más importantes del siglo XX.

El imperio ruso (1721-1917) era uno de los imperios más atrasados de Europa, un imperio donde la gran mayoría de la población era campesina y vivía bajo la opresión del yugo clerical y nobiliario, en que la industria capitalista se había implantado recientemente a finales del siglo XIX, era en definitiva un estado semi feudal. Este atraso económico , social y político se tambalea por las convulsiones obreras de finales de 1890 y especialmente por la 1 ª revolución rusa de 1905.

La 1 ª guerra mundial marcó el fin del imperio zarista y provocó en parte el estallido de la revolución obrera y campesina de 1917 que marcó a su vez el inicio tortuoso hacia un proceso revolucionario que debido a la guerra civil y a la contrarrevolución estalinista de mediados de los años 20 supuso el establecimiento de una dictadura personalista y de partido. Si en sus inicios el régimen económico avanzaba hacia el control obrero y hacia un modelo post capitalista, en los años 20 la NEP y la política estalinista construyen un modelo capitalista estatista (inspirado de hecho en la planificación económica de la Alemania imperial de la 1 ª Guerra Mundial) . La guerra civil que supuso la muerte del 40% de la clase obrera (clase social indispensable para la democracia) junto con la intervención armada y el bloqueo económico iniciado por las potencias capitalistas europeas y americanas contribuyó al desarrollo interno de un régimen autoritario.

Entre 1928 y 1953 se construyó un modelo económico basado en el capitalismo de estado (donde el estado disponía de todos los medios de producción , pero los usaba para la acumulación de capital) que empleaba el terror de masas, la colectivización forzada y los planes quinquenales se usan para llevar a cabo la revolución industrial , con toda la brutalidad necesaria, con el fin de competir económicamente y militarmente con el resto de potencias capitalistas (la Alemania nazi, EE.UU. o el Reino Unido). Después de la 2 ª Guerra Mundial la competencia económica y política entre el bloque americano y el ruso establece una carrera armamentística, la economía rusa orientada hacia la industria pesada y el armamento se resiente en desviar inversiones de sectores económicos productivos y necesarios para la población como la industria ligera.

El estancamiento económico de los años 80, junto con el aislamiento del bloque económico del Este que no participaba en la división internacional del trabajo, denotó un estancamiento económico y una cierta caída de la producción industrial, que sumado al desgaste de la invasión de Afganistán, desgaste el régimen. Desde 1985 el reformista M. Gorbachov inició una serie de reformas (perestroika, glasnost y demokratizatsiia) económicas y políticas para mantener el status quo pero con una economía menos rígida y más dinámica. La liberalización encontró diferentes tipos de oposición, a nivel nacional, de clase, desde el mismo partido…etc. que conducen a una situación critica, que fue aprovechada por el nacionalista liberal Boris Yeltsin quien se hizo con el poder de la Federación rusa y lideró la ruptura de la URSS. En 1990 fue elegido democráticamente el parlamento ruso pero justamente por su elección democrática presentó resistencias a la terapia de choque de Yeltsin, quien se esforzó para neutralizar al parlamento ruso.

Yeltsin gobernó autocráticamente de 1991 a 1999, llevó a cabo un golpe de estado en 1993 (bombardeando el parlamento) y aprovechó su poder para llevar a cabo la terapia de choque que convirtió la antigua clase burocrática en una nueva clase capitalista propietaria de las empresas privatizadas (como su ministro de Finanzas, Chernomyrdin, que privatizó y compró la empresa estatal del gas, Gazprom). Pero para la mayoría de la población rusa, sustituir el autoritarismo burocrático heredado del estalinismo significaba construir una democracia real en que la riqueza y los medios de producción estuvieran al servicio de la población y no en manos de burócratas (Cliff , 2000) al contrario que hizo Yeltsin, que instituyo un régimen político en beneficio de oligarcas y multimillonarios .

1993: el mercado no quiere democracia, quiere mano dura
En 1991 en lugar de avanzar hacia una democracia política y económica Rusia avanzó hacia un nuevo sistema , una democracia representativa junto con una economía de mercado , avanzando hacia un nuevo régimen autocrático caracterizado por una economía desregulada . Los nuevos ” demócratas” liderados por Yeltsin no dudaron en subordinar la democracia a las reformas estructurales demandadas por el Fondo Monetario Internacional. Yeltsin se propuso crear la base social de propietarios que necesitaba a través de las privatizaciones . Necesitaba un enorme poder centralizado para poder privatizar el sistema económico soviético:

“La única manera de implementar una reforma económica liberal pasa por la creación de un règimen fuerte, autoritario, capaz de reprimir eficazmente la resistencia de las masas ” aconsejaban los economistas liberales I. Klyamkin y A. Miganyan (Callinicos, 2009: p. 28).

Y Yeltsin configuró un ejecutivo fuerte para detener toda resistencia parlamentaria a las privatizaciones y para implementar las reformas neoliberales, un proceso que el sociólogo Boris Kagarlitski ha llamado “estalinismo de mercado”.

Ni los cuerpos represivos fueron eliminados ni hubo un cambio democrático sino que en muchos casos se mantuvo el status quo y se privatizan las empresas públicas para enriquecer a los antiguos burócratas ” comunistas ” (ahora neoliberales ), hasta el 75% de los dirigentes de Yeltsin eran burócratas ex estalinistas. El control de los medios de información también se construyó en aquella época ; en 1993 Yeltsin fundó la Agencia Federal de Información, órgano que dependía de la presidencia y que controlaba los contenidos de telediarios, periódicos, etc. Un control que le fue muy necesario a Yeltsin cuando llevó a cabo el golpe de estado contra el parlamento y el tribunal constitucional en 1993.

“Desde el punto de vista histórico, el golpe de otoño de 1993 tenía una clara analogía, no con De Gaulle, sino con el golpe de estado zarista del 3 de junio de 1907 , obra del primer ministros, Piotr Stolypin.” (Poch , 2003: pág . 292).

El golpe de estado contra el parlamento que tuvo lugar entre los días 3 y 4 de octubre se saldó con 19.000 personas detenidas , 147 muertos y 372 heridos según datos oficiales . De resultas del golpe , pudo establecer el actual sistema ” constitucional” autoritario que va mucho más allá del pueril concepto de súper presidencialismo . Ya que :

” El régimen establecido en 1993 institucionaliza la ausencia práctica de mecanismos de rotación de los gobernantes y la imposibilidad de que la oposición llegue el poder – … – en Rusia . [ … ] [ La nueva constitución ] Había sido elaborada en la medida del presidente por una Asamblea Constitucional creada por decreto presidencial ” ( Poch , 2003: p. 291).

Además el artículo 80 de la constitución de 1993 por el que el presidente dirige la política interior y exterior del estado es igual que el artículo sexto de la constitución soviética de 1977 . El decreto de Yeltsin de 1993 , número 1.400 , acabó con las autoridades representativas y con la oposición parlamentaria , culminando y legalizando la dictadura de facto de Yeltsin

Albert Portillo es militante de Estudiantes En lucha.

———————

¿Estás de acuerdo con nosotr@s? Recibe más información sobre En lucha, anticapitalismo y revolución

Puedes leer también nuestro periódico de este mes En Lucha

Conéctate a las redes sociales www.facebook.com/Enlucha | http://twitter.com/enlucha

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×