Agenda anticapitalista

¿Qué programa transformador necesita Podemos en Andalucía?

01/03/2015

Rodrigo Alés

img_8166
En pocos días tendremos el programa electoral definitivo de Podemos para Andalucía. En este momento tenemos un documento de 30 propuestas alrededor del cual se construirá el mismo. En el presente artículo, expondré las fortalezas con las que cuenta dicho documento y las debilidades ante la carencia de propuestas de transformación social profunda.

Es innegable que aparecen múltiples avances en el documento propuesto. Un punto muy interesante es la posibilidad de revocar a cargos públicos, elemento que los que queremos construir una sociedad auténticamente democrática tenemos que defender. Otros aspectos como la declaración de emergencia habitacional para garantizar el derecho básico a la vivienda, garantizar por ley un mínimo vital de luz, agua y gas para atajar la pobreza energética, garantizar el desarrollo de la Ley de Dependencia o la universalización y gratuidad de la escuela infantil desde los 0 años, constituyente medidas básicas para los y las de abajo.

Sin embargo, las limitaciones del mismo son evidentes. No hay ninguna mención a una auditoria ciudadana de la deuda, con lo que nos encontramos es con una auditoria de la gestión pública. Teniendo en cuenta que el gobierno PSOE-IU al servicio de la Troika pagó, solo en 2013 más de 3500 millones de una deuda odiosa que no hemos contraído el pueblo andaluz, constituye un elemento esencial. La gente de abajo en Andalucía tiene derecho a saber cómo se ha contraído esa deuda, así como decidir un impago, quita o reestructuración de la misma y la depuración de responsabilidades en la administración pública y el sector privado en conexión con la misma. O pagamos la deuda o garantizamos los derechos sociales para la mayoría, pero no podemos hacer las dos cosas.

La reforma agraria, una reivindicación histórica del movimiento jornalero andaluz, no aparece en el texto. Aunque no dejan de ser interesantes propuestas como la puesta en valor de tierras infrautilizadas públicas y privadas que no cumplan una función social o la apuesta por una agricultura más sostenible y eficiente, son insuficientes. Sólo una reforma agraria, que reparta las tierras que poseen unos pocos de propietarios entre cooperativas agrícolas gestionadas desde abajo, garantizará la soberanía alimentaria, la conservación del medio ambiente o la lucha contra el desempleo en el campo andaluz. Lo contrario es esperar la buena voluntad de los terratenientes o las limitaciones del marco legal vigente. Tampoco se menciona el acabar con el injusto reparto de las ayudas de la PAC (Política Agraria Comunitaria), que destina el 64 % de las mismas al 15% de los propietarios. Y no constituye un asunto baladí, teniendo en cuenta que el campo genera en Andalucía el 15% de las cifras de empleo totales, siendo el 50% en los municipios rurales.

El necesario cambio de modelo productivo aparece en el documento, si bien no hace mención al subdesarrollo andaluz, caracterizado por una exportación de mano de obra barata y materias primas a otros territorios. Una industrialización teniendo en cuenta el respeto al medio ambiente, ayudaría a combatir el desempleo y la emigración, añadiendo valor añadido a nuestros productos. Para otro modelo productivo, más sostenible social y ecológicamente también necesitamos una banca pública bajo control ciudadano, que preste dinero en base a los criterios expuestos anteriormente. No estamos pidiendo una vuelta al sistema de las Cajas de Ahorro donde políticos de todos los colores, burócratas sindicales y banqueros especulan con la vida de la gente y se llenan los bolsillos, sino un sistema financiero controlado por la gente.

La renta básica universal, medida que han implementado otras comunidades autónomas como País Vasco no aparece, aun cuando desde Podemos decimos que vamos a garantizar una vida digna para la mayoría.

La movilización social también debería estar presente en nuestro programa. Los movimientos sociales y la ciudadanía organizada deben ser independientes de cualquier gobierno, incluido uno de Podemos. Pero deberían existir mecanismos para que propusieran, presionaran para que se cumplan las medidas a favor de la gente y apoyaran y defendieran aquellas que fueran atacadas por la minoría privilegiada. Las menciones que aparecen en el bloque 1 del documento deberían ser profundizadas en dicho sentido.

El 22 de marzo nos jugamos mucho. Contra un PSOE que ha montado un régimen clientelar, caciquil y corrupto en Andalucía (véase las imputaciones a Chaves y Griñan, ex presidentes de la Junta de Andalucía), un PP de los señoritos andaluces de toda la vida y una IU que ha servido de muleta para las políticas neoliberales, un Podemos audaz y combativo debe irrumpir con fuerza en el Parlamento andaluz. Los Círculos y la militancia de Podemos tenemos que construir una campaña diferente, en la que se hable de las necesidades de la gente y la importancia de la movilización social, como es por ejemplo las Marchas de la Dignidad que el 21 de marzo regresan a Madrid.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×