Agenda anticapitalista

¿Qué está pasando en China y en la economía global?

26/08/2015

Óscar Simón

china_blackmonday

Hemos visto cómo hace dos días miles de millones de euros en acciones desaparecían de golpe; a la vez estamos viendo cómo el precio del barril de petróleo ronda los 40 dólares, así como hemos observado que el resto de materias primeras bajaba a nivel global, provocando graves problemas a economías como la brasileña, la australiana, la argentina o la indonesia. Todos estos hechos parecen relacionados con las muestras de debilidad en el crecimiento de la primera economía del mundo, la china. La devaluación del yuan* unida a los datos de crecimiento menor de lo esperado han generado el pánico vendedor a la bolsa. La ralentización de la economía china (uno de los mayores importadores de petróleo, minerales y alimentos globales) ha dañado a países eminentemente exportadores como los que hemos mencionado anteriormente. Hasta aquí se puede describir la situación global; aun así no podemos aceptar las explicaciones de muchos analistas neoliberales que principalmente hablan de la inexperiencia de los pequeños ahorrativos chinos que no han sido capaces de planificar sus inversiones a largo plazo.

La «recuperación económica» no se ha basado en la economía real

Desde la caída de Lehman Brothers en septiembre del 2008, se tiró de los llamados programas de rescate bancario, inundando el mercado de dinero mediante préstamos de los banco centrales, es decir, se ha seguido una política de imprimir dinero (eso sí, en formato digital) que ha animado el mercado bursátil y el de las materias primeras. Según el economista Michael Roberts,cuyo blog es muy recomendable, la subida del dólar, ligada a que el precio del petróleo y otras materias está fijado también en dólares, hace que estas se hayan depreciado (es decir con menos dólares se puede comprar más petróleo), de forma que muchos de los especuladores que operaban comprando y venden petróleo ahora se han pasado a invertir en la moneda de los USA. Este hecho junto con el incremento de producción de petróleo por parte de la OPEP (organización de países productores de petróleo) para competir la producción del fracking de los USA que por debajo de los 60$ deja de ser rentable, ha hecho que los mismos exportadores de petróleo no puedan importar productos chinos entre otros. Por lo tanto la disminución del comercio global (en palabras marxistas, de la circulación de las mercancías ) es uno de los primeros ingredientes de la crisis de la economía real de la China. Otro factor sería la gran burbuja inmobiliaria china (se ha incrementado el parque en un 190% en en los 4 últimos años) que ha estado tirando, en buena parte, de la economía del «gigante asiático» y que al final ha llevado al gobierno chino a comprar edificios vacíos. Por cierto, esto suena poco a economía socialista y mucho a capitalismo.

Por otro lado, como ya hemos dicho, las bolsas han podido recuperar valores elevados porque la inversión ha ido allí, pero no a la economía real; es decir, no a mejorar la productividad. Por lo tanto se han generado nuevas burbujas bursátiles, inmboliarias (China y Brasil principalmente) y que cuando estallan muestran la crisis de fondo del capitalismo real. Sin embargo todavía queda mucho capital ficticio (como es el caso del impagable, como el griego, el español o el catalán) que necesitaría ser destruido para abrir la posibilidad de una recuperación real, en sentido capitalista.

Actualmente, a la economía del Estado español el precio bajo del petróleo (del cual tienen gran dependencia) le permite exportar de manera más barata. Aun así se tiene que exportar mucho más para poder pagar la deuda, y esto conjuntamente ligado a una más que probable recesión global parece augurar problemas a medio plazo.

En el fondo, el sistema irracional de acumulación competitiva capitalista, donde todas las empresas compiten entre sí para inundar el mercado, trae crisis cada vez más grandes y booms más pequeños. La solución no pasa por nuevos booms sino para repartir el trabajo y la riqueza así como planificar la producción en función de las necesidades sociales.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×