Agenda anticapitalista

Por el fin del circo con animales

10/02/2014

Aitor Bayón

circo

Los animales en los circos son esclavos, y como a tales, hay que liberarles. Sí, los animales también son esclavos en otros contextos (zoos, granjas, laboratorios, etc.), pero hoy hablaré de los circos con animales.

En estos lugares se encierra y utiliza a los animales para el entretenimiento de unas personas y para que otras saquen un beneficio económico a costa de ellos y ellas. Al igual que hoy nos parece horrible e inconcebible que existan circos, como los que existían no hace tantos años, con seres humanos. Las personas que rechazamos los circos con animales, lo hacemos por los mismos motivos por los que rechazamos los que encerraban y exhibían humanos. Esto es, por la capacidad de sentir que tienen esos individuos.

Hoy se encierra a los animales en los circos y se les obliga a realizar los trucos, amparándose en que pertenecen a especies distintas a la nuestra. Esa discriminación se llama especismo. Con este detalle insignificante, se intenta justificar una vida de encierro y privaciones, una vida de sometimiento y humillación. La diferencia de especie, como en su momento se justificaba el encierro de personas por su procedencia o deformidades, no puede hacer invisible el hecho de que los animales sienten como nosotras y nosotros y por tanto, tienen intereses y quieren disfrutar de sus vidas en libertad.

Los animales en los circos sufren de distintas maneras: cautiverio, el encierro no es natural a ninguna especie. Hayan nacido en cautividad o hayan sido arrebatados de su hábitat, los animales encerrados ven limitados sus movimientos (hacinamiento, jaulas, etc.), sus necesidades como especie y sobre todo su libertad. Transporte, los circos en su mayoría son itinerantes. Lo que condena a los animales a ser trasladados de un lugar a otro y de un clima a otro en camiones. Generando en ellos estrés, daños por golpes y muertes. Entrenamiento, los animales no hacen los trucos por gusto. Se ven obligados a realizarlos por el miedo al castigo o porque aprenden que tendrán recompensa. De cualquier manera es algo que nunca harían de estar en libertad.

Todos estos motivos son más que suficiente para oponernos a los circos con animales y exigir su fin. Ya son muchas las personas que optan por no acudir a esos lugares, que transmiten que no son divertidos para los animales, y que adoptan un compromiso ético con los animales que allí se encuentran.

Desde la Asamblea Antiespecista de Madrid se lleva a cabo una campaña contra los circos con animales durante el tiempo que están en la ciudad. Denunciando su situación y exigiendo su libertad frente a estos lugares de encierro. Dentro de esta campaña, el pasado 29 de diciembre tuvo lugar una concentración en Madrid frente al Circo Mundial que reunió a unas 250 personas. En esa concentración se gritó contra las jaulas y las cadenas con las que viven, y se exigió la liberación animal. Hubo un recuerdo especial para aquellos individuos encerrados en los circos que un día hartos y hartas de su situación, osaron rebelarse contra su domador/a para exigir su libertad, y lo pagaron con su vida.

Como vemos, cualquier acción contra los circos con animales es importante para que se les deje de tratar como propiedades y recursos. En la lucha por la liberación animal y contra los circos con animales, cada día cuenta.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×