Agenda anticapitalista

Podemos y la unidad popular

26/03/2014

Diego Mendoza

Miles de personas están dispuestas a luchar por la justicia social.

Miles de personas están dispuestas a luchar por la justicia social.

Es muy positiva la buena acogida y la ilusión despertada en muchas personas por Podemos como proyecto al nivel que sea (a nivel de Círculo y las personas que lo integran, como marca estatal…), pero es importante no olvidar que fuera de Podemos encontraremos a mucha de nuestra gente, de las nuestras y los nuestros, participando en organizaciones y/o espacios diversos.

Por un lado, especialmente con el surgimiento de las grandes luchas de los últimos años y tras el movimiento 15M se han formado muchas personas activistas (las que dicen “¡Si se puede!”) radicalizadas participando de diferentes espacios de lucha pero reticentes a participar en organizaciones políticas. Entre los diversos motivos destacaría en primer lugar la suma de decepciones y frustraciones acumuladas en incontables procesos de renovación política o unidad de las izquierdas, algunos auto-limitados por las personas que los impulsaban. Otros puramente estéticos cuya finalidad no han sido otra que lavar la cara a las burocracias de toda la vida o crear un nuevo chiringuito para una nueva burocracia.

En segundo lugar y por lo que a la propuesta de Podemos se refiere, vista a grandes rasgos parece mostrar mayor preocupación por todo aquello que gira alrededor de las elecciones y esta estrategia puede tirar atrás a mucha gente que precisamente pone el acento en el fortalecimiento de luchas de base y el cambio social a otros niveles.

Todas las personas comprometidas

Por otro lado IU es considerada la “izquierda alternativa”, única alternativa política al bipartidismo en muchos sitios. Pese a que hay militantes de IU que están participando de Podemos, la construcción de la unidad popular tiene que contar con todas las personas comprometidas que militan en este partido. Pero el terreno electoral actual es una barrera que a la práctica pone el proyecto de Podemos frente al de IU para muchas personas afiliadas y simpatizantes de esta última.

A su vez, muchas de las personas con experiencia y compromiso militan en, o simpatizan con, organizaciones de la izquierda radical, el sindicalismo revolucionario o el autonomismo. Más que sectores separados, muchas personas activistas de la izquierda revolucionaria son también sindicalistas de estos u otros sindicatos. También suele haber una estrecha relación con el autonomismo.

Algunas organizaciones revolucionarias están (estamos) participando de Podemos así como sindicalistas. El problema es que muchas otras organizaciones políticas no están participando de Podemos por motivos ideológicos o estratégicos. Por otro lado, muchas personas sindicalistas que participan del sindicato con motivación política (personas que creen en el anarcosindicalismo como estrategia, por ejemplo) o que forman parte de colectivos autónomos (personas que construyen alternativas locales o espacios liberados, por ejemplo) en muchos casos tampoco se sentirán atraídas por Podemos en la coyuntura actual.

Otros procesos

Es cierto que ya existen proyectos de unidad popular o candidaturas ciudadanas en muchos territorios. Con un tinte más a la izquierda o más amplio y con mayor o menor vinculación al independentismo de izquierdas existen movimientos políticos (o sectores de estos) de ámbito nacional en Euskal Herria (Sortu-Bildu), Galiza (BNG-AGE) y los Països Catalans (CUP) con un largo recorrido de democracia de base y legitimidad social. También en Catalunya el Procés Constituent está aglutinando a muchas personas en un proceso similar al de Podemos. Por último, a nivel local existen multitud de experiencias municipalitas que son el paraguas de la gente luchadora y comprometida. Entender los diferentes ritmos y ejes aglutinados en torno a los cuales se está articulando la unidad popular en los diferentes territorios del estado es fundamental y es evidente que no podemos ignorar todos estos procesos que son en el fondo parte del nuestro propio.

Llegar a más gente

Existe una gran mayoría desmovilizada, desapegada, alienada. Las ideas y principios de las personas son contradictorias y vienen en su mayoría de lo que se las enseña. Por desgracia se nos bombardea por todas partes con mensajes cargados de ideología, de la ideología del poder: sexismo, racismo, discriminaciones varias, miedo… están implícitas en la publicidad, los libros escolares o las enseñanzas de la misma familia y, en el mejor de estos casos, las personas más “curiosas” se tragan tertulias políticas vacías en las que los tertulianos están de acuerdo en lo esencial y no hay voces realmente alternativas.

En esta lucha por el cambio social hay mucha gente dispuesta a luchar a la que no estamos llegando, en parte por los motivos ya dados, en parte por sus propias contradicciones. Personas que lucharán decididamente si somos capaces de darles la confianza necesaria. Una confianza que no puede contabilizarse en papeletas metidas en urnas sino en una conexión real con las personas que están liderando la construcción de la unidad popular en sus mismos territorios, una confianza construida en las luchas y en el día a día.

De nuevo ignorar esto nos puede hacer perder el norte y dibujar falsas salidas, pues no hay cambio desde la base posible sin el empoderamiento real de la gente. Si supeditáramos las bases claramente de izquierdas que tiene Podemos y este camino de día a día que muchas personas estamos construyendo en los círculos a la los resultados electorales estaríamos cometiendo un error.

Construir una identidad colectiva que nos permita reconocernos mutuamente como parte del mismo proceso será un gran reto en el que deberemos cargarnos de humildad, honestidad y voluntad de entendimiento. Entonces, ¿Como lo hacemos para construir la unidad popular más allá de Podemos superando estos escollos?

Diego Mendoza Irigoyen, Círculo Podemos Campo de Gibraltar y candidato a las primarias de Podemos.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×