Agenda anticapitalista

Podemos en Círculos

04/02/2014

Manel BF

Las presentaciones de los Círculos de Podemos están atrayendo a cientos de personas.

Las presentaciones de los Círculos de Podemos están atrayendo a cientos de personas.

He asistido esta semana a la presentación del Círculo Podemos en la localidad de Pozuelo de Alarcón. Esta es una pequeña ciudad al noroeste de Madrid cuya población, para decirlo esquemáticamente, se compone en una parte importante por lo que podríamos llamar la base social del PP. Esto define ciertas particularidades. No solo era previsible que el acto no fuera masivo como en otros sitios, aunque se superaron las expectativas, sino que la izquierda local, presente en casi su totalidad, incluida la única regidora de IU en el Ayuntamiento, arrastra ya una tradición de unidad que tal vez la convertía en un interlocutor atípico a la propuesta de Podemos. ¿Cómo se traslada un nuevo proyecto uno de cuyos objetivos es la unidad de la izquierda, a una izquierda que ya trabaja en unidad?

Esta pregunta solo se puede abordar a partir de algunas de las contradicciones de Podemos, que dificultan, o dificultaron a mi modo de ver en Pozuelo, un debate más profundo y concreto. En un escenario diverso, donde no es lo mismo Madrid, que Pozuelo, que Catalunya, que Euskadi, etc… hablar de unidad en abstracto es caer en un fetichismo estéril que no conduce a nada. Y no me refiero al discurso de los ponentes de Podemos, sino al debate posterior. Unidad, programa, listas electorales. Estos tres temas planteados se contradicen con la idea de un proceso abierto desde abajo donde la gente decida. Se contradicen mucho más que el hecho de que el proyecto haya sido impulsado por una minoría. Y digo minoría porque se ha criticado la fórmula de impulsar desde arriba un proyecto que pretende articularse desde abajo, pero viendo los nombres del grupo promotor de Podemos, a mi no me parece que formen parte de los de arriba, como sí pueden serlo por ejemplo, un político profesional con cargo de diputado que se va perpetuando en él año tras año, sea del partido que sea.

Es cierto que el acto se plantea como una presentación. Es natural que surjan preguntas y que todo gire a alrededor de los planteamientos generales iniciales, y es ahí donde tal vez esté el problema. La propuesta liderada por Pablo Iglesias ha puesto sobre la mesa la idea de una candidatura para las próximas europeas y el inicio de un proceso para la elaboración de un programa electoral para las mismas. Eso significa dar prioridad a la cuestión electoral, cuando lo que puede justificar de cara a la gente la construcción de un proyecto al margen de IU es precisamente lo contrario, plantear lo electoral como un medio e intentar construir una herramienta política a la medida de y en manos de una izquierda social que lleva ya tiempo hipermovilizada sin poder canalizar sus energías y su fuerza en el terreno político.

Cuando la CUP llegó al Parlament en Catalunya, ICV les propuso una reunión con la unidad como criterio. La CUP la rechazó argumentando que ese tipo de reuniones correspondía a otra forma de hacer política diferente a la que ellos planteaban. De eso se trate tal vez el trabajo que deben hacer los Círculos Podemos. Pensar y construir una nueva forma de hacer política que salga de los movimientos sociales contemporáneos. Plantear criterios de unidad, desterrando el fetichismo de la unidad como criterio, que sirvan de punto de partida para el empoderamiento de los de abajo y que marquen las diferencias, no con tal o cual sigla, sino con ciertas prácticas que han demostrado ser obsoletas y estériles para las clases populares.

Seamos claros. No es lo mismo IU en Pozuelo que en Andalucía, o Catalunya. No es lo mismo gobernar con el PSOE que trabajar de forma honesta y relevante en las mareas ciudadanas como hacen muchos activistas de IU. No es lo mismo querer tomar el poder que querer ganar unas elecciones. Y no es lo mismo la unidad que mira a los sectores descontentos de PSC y ERC, como se plantea en Catalunya, o que pretende un frente amplio para convertirse en un nuevo PSOE o una Syriza española, que una refundación de la izquierda desde abajo. Y me permito utilizar esta expresión, refundación de la izquierda, no solo porque considero que eso es lo que está empujando y planteando Podemos, sino porque a mi, la Refundación de la Izquierda que intentó lanzar en su día IU me despertó la misma ilusión que me ha despertado ahora Podemos. El tiempo ha demostrado que IU no ha sido capaz de llevarla a cabo, sea cuales sean las razones. Ahora depende de nosotros y nosotras, los de abajo, trabajar día a día a partir de esta explosión inesperada que ha supuesto la irrupción de Podemos, y convertirla en la herramienta útil que todavía no es. Porque no se trata de votar, de asistir a los actos y preguntar, aplaudir y vitorear al líder, por muy de abajo que este sea. Se trata de trabajar, de implicarse, de comprometerse, de dedicarle tiempo libre y esfuerzo. Si no estamos dispuestos, tal vez lo nuestro sea votar al candidato o candidata más joven , más guapo, más listo o más mediático, y luego irnos a casa a despotricar durante cuatro años.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×