Agenda anticapitalista

Ni cazas de brujas, ni chistes sobre el Holocausto

15/06/2015

David Karvala

z

Notas sobre el “caso Zapata”.

1- No conozco a Guillermo Zapata ni sé gran cosa de él, pero es obvio que es una persona de izquierdas. No es un “nazi” ni nada por el estilo. Tengo mucho respeto por el trabajo del Movimiento Contra la Intolerancia, pero me parece totalmente fuera de lugar que traten los tuits de Zapata como si fueran crímenes de odio fascistas y que hablen de posibles condenas judiciales.

2- Hay que denunciar la hipocresía del PP. Resulta que Esperanza Aguirre no perdió el tiempo para sacar rédito del tema. Tratándose de una dirigente de un partido que nunca ha condenado el franquismo (—sí, el mismo Franco que fue aliado de Hitler, autor del Holocausto)—, y que tiene militantes que no tienen reparos en fotografiarse con banderas fascistas, su actitud revela un cinismo sin límites.

3- Algunas personas que ahora atacan a Guille, hace tan sólo 5 meses declararon #JeSuisCharlie y dijeron defender la “libertad de expresión” sin límites. Pero ahora demuestran, por enésima vez, que era mentira. Entonces defendían una revista que una vez tras otra publica dibujos que se ríen de matanzas, de violaciones, del sufrimiento de personas inmigradas, por lo que ahora no tienen el derecho a pedir la dimisión por unos tuits.

4- Algunas personas que ahora atacan a Guille son amigos del Estado israelí. Me opongo totalmente a equiparar los crímenes del sionismo con el Holocausto, pero las acciones de Israel no dejan de ser crímenes. No se puede criticar unos tuits y mantener silencio ante el asesinato de miles de personas palestinas: hombres y mujeres, niños y niñas, inocentes.

5- Dicho todo esto, me parece que hacer chistes acerca del Holocausto es terrible e inaceptable. No se puede defender el hacer bromas acerca de meter a 5 millones de judíos en un cenicero, en nombre de la ironía o para ““probar los límites””. La cultura judía es conocida por su humor negro. Casi seguro que los y las presas en los campos de concentración se contaron chistes, a veces, de humor totalmente negro. Esas personas lo podían hacer; no sería lo mismo con otros actores en otro contexto, donde el significado real sería totalmente diferente. El contexto que importa son las personas implicadas y su situación (por ejemplo, si son personas que forman parte del grupo oprimido); no unos tuits anteriores y posteriores.

6- En defensa de Charlie Hebdo se decía: “”hay que reírse de todo””. Cada persona es libre de reírse de sí misma, y deberíamos ser libres de reírnos de los poderosos sin que nos arrastren a la Audiencia Nacional. Pero reírse de las personas musulmanas, que en Europa son una minoría oprimida y atacada, como hacía a menudo Charlie Hebdo, no es progresista ni aceptable. El humor, la ironía, la libertad de expresión… deben ser armas contra los de arriba, no contra la gente de abajo.

7- Es evidente que hoy en día en Europa la islamofobia ha ocupado el lugar que tenía el antisemitismo en los años 30, es la forma “”aceptable”” de racismo. Pero no es verdad que el antisemitismo haya desaparecido. Está resurgiendo, con el crecimiento de grupos nazis en gran parte del continente. En el Estado español hay un caso muy reciente en que los nazis han intentado utilizar una falsa “solidaridad” con Palestina para fomentar su odio (el movimiento real de solidaridad no dudó en denunciarlos).

8- Por tanto, jugar con chistes acerca del Holocausto abre la puerta a que los nazis hagan lo mismo, alegando que ellos también están meramente ejerciendo su derecho a la ironía, bla, bla, bla…

9- Muchas personas a las que respeto han salido en defensa de Guille, y creo que sí hay que denunciar la caza de brujas por parte de la derecha. Pero al hacerlo, no hay que justificar lo que es injustificable. Discrepé del #JeSuisCharlie, y discrepo de la justificación del “humor negro” sin límites ahora. Me parece que algunas personas que se oponen a la campaña de la derecha hacen esta distinción, otras no.

10- Algunos defensores de Guille se han escudado en la película de Roberto Benigni, La Vida es Bella,  diciendo que ésta demuestra que se puede hacer comedia respecto al Holocausto. Al argumentar esto, confirman que no entienden nada. La película de Benigni —cuyo padre, según Wikipedia, sobrevivió tres años de internamiento en Bergen-Belsen— humaniza a las víctimas del Holocausto; revela su humanidad. Chistes acerca de cenizas hacen todo lo contrario.

11- Otro indicio de que realmente tenemos un problema dentro de la izquierda son algunas de las respuestas a los temores de la derecha tras su derrota electoral. Me parecieron divertidos los chistes acerca de la creación de soviets por parte de Ahora Madrid. Preguntas irónicas de si ya se estaban quemando iglesias, podían ser más o menos divertidas. Pero los chistes que han aparecido en Facebook acerca de violaciones de monjas no hacen gracia; no tienen excusa. Hay que distinguir entre la ironía como instrumento contra el sistema y el “”todo vale”” del cómic que a menudo reproduce los prejuicios del sistema.

12- Quién sabe cómo Ahora Madrid debe resolver el dilema. Un elemento de la respuesta debe ser, evidentemente, la denuncia ante el doble rasero de la derecha. Nadie puede pedir responsabilidades en este caso si no hace lo mismo ante casos más graves dentro del PP. Por otro lado, hay que dejar claro que el Holocausto y el antisemitismo no son temas de chiste, por mucho que se intente presentar el resultado como “ironía”.

13- Finalmente, y “barriendo para casa”. Toda la izquierda sabe que en Madrid la extrema derecha representa un real y grave peligro; Guillermo Zapata no lo es en absoluto. Durante las últimas semanas se ha ido gestando en Madrid un nuevo espacio de Unidad Contra el Fascismo y el Racismo, dentro del marco de Red Unitaria. Espero que las personas de izquierdas que se han quejado de los tuits de Guille, y también las personas que defienden a Guille y afirman que son antirracistas, den pleno y activo apoyo a este proyecto.

Postdata: entre terminar el texto, la mañana de lunes 15 de junio, y colgarlo, la situación ha cambiado dos veces. Primero, se produjo la dimisión de Guillermo Zapata de su cargo en Cultura, lo que se supone que debía calmar las cosas. No ha sido así, porque ha trascendido que Interior se plantea abrir un caso por delito de odio contra el ahora concejal, por los tuits de 2011. El contraste con el trato aplicado a las barbaridades de los fascistas es chocante. Va en la línea de un caso reciente en Barcelona, donde la Fiscalía intenta calificar la oposición al fascismo de agravante por “odio ideológico” y pide 17 años de cárcel para 6 antifascistas en un caso de presunta agresión contra un grupo de nazis.

Dada la gravedad de la situación, publicamos el texto tal cual: el análisis de fondo se mantiene. Si se confirma la persecución judicial, hará falta una respuesta fuerte desde la izquierda y los movimientos sociales: no a favor de banalizar el Holocausto, pero sí contra una caza de brujas sin precedentes.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×