Agenda anticapitalista

Marcha contra las violencias machistas: queda mucho por hacer…

10/11/2015

Sonja Coquelin

photo 3
El sábado pasado, durante un día soleado y un ambiente animado, tuvo lugar la Marcha Estatal contra las Violencias Machistas #7N, en Madrid.
Es difícil saber con exactitud la cantidad de participantes pero, teniendo en cuenta que se desplazaron unos 300 autobuses desde todos los puntos del Estado español, además de trenes, coches particulares y los propios habitantes de Madrid que acudieron a la manifestación, se puede suponer que alrededor de 200.000 personas se movilizaron en la capital contra la violencia de género.

El tamaño de la manifestación fue impresionante, más aún si se tiene en cuenta que su preparación apenas comenzó en febrero. Se debe agradecer el trabajo de fondo hecho por los colectivos y asociaciones feministas que lograron movilizar y unir muchas fuerzas a esta causa. Más de 400 organizaciones participaron en un ambiente muy solidario, sin ningún sectarismo, lo que indica un esfuerzo del movimiento feminista hacia la confluencia con otras fuerzas de la izquierda para combatir la violencia machista.

La manifestación, además de ser una demostración de unidad, se caracterizó por su dinamismo y diversidad. Empezó frente al Ministerio de Sanidad con decenas de mujeres vestidas de negro sobre el pavimento y terminó en Plaza de España, donde se leyó el manifiesto. Había un montón de bloques gritando su indignación ante la política actual del Gobierno. Se escuchaban lemas como “a este gobierno le queremos preguntar, cuantas mujeres han de morir más, con los recortes que no dejan de aplicar”, “machistas culpables, gobierno responsable”, “aborto libre, seguro y gratuito”.

Era evidente para las manifestantes que la violencia de género no consiste en actos individuales y puntuales, sino que se trata de un tipo de violencia sistémico, mantenido en parte como resultado de los recortes del Gobierno y su instituciones que solo defienden sus intereses, aprovechando la época de la crisis. Esta gran movilización se debe ver como el resultado de un cambio muy significativo en la sociedad española. Hace apenas 20 años, la violencia machista seguía estando invisibilizada y se consideraba un problema privado. Gracias al movimiento feminista, ha pasado a considerarse un problema social y estructural capaz de movilizar a amplios sectores de la sociedad. La jornada del 7N también ha demostrado el hecho de que a pesar de que el nivel de lucha haya bajado últimamente, todavía es posible aglutinar a mucha gente para luchar por una causa común.

Ahora debemos aprovechar esta experiencia positiva para regresar a nuestras localidades y seguir construyendo la lucha desde allí día a día. Eso significa implicarse en los grupos y colectivos feministas en nuestras ciudades o pueblos para fortalecer la coordinación entre las personas y seguir organizando reuniones y actividades. Además, se debe abrir una discusión sobre la violencia machista, para hacer ver que no sólo trata de las mujeres asesinadas por su pareja, sino que también consiste en otras actitudes y agresiones sexistas dentro de la sociedad (como las violaciones, el acoso en la calle, la prostitución de las refugiadas o las violencias contra la comunidad LGTB).

El día del 7N fue muy inspirador para todos y todas pero la lucha no se acaba. En sólo 48 horas, una mujer de 28 años en Baena, una madre y su hija en Llíria, una mujer en Vigo y otra más en Oviedo fueron asesinadas por sus parejas o exparejas. Resistir y luchar contra la violencia machista debe seguir siendo una prioridad, porque cuando nos tocan a una, nos tocan a todas.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×