Agenda anticapitalista

La solidaridad obrera en el Vallès siempre renacerá

10/03/2016

Oriol Manzanera Vaca


Sabadell entre los años 50 y 70 fue una ciudad totalmente industrializada. Las fábricas del textil fueron el motor de la ciudad, cosa que provocó una llegada masiva de personas migrantes andaluzas en busca de un futuro mejor en una prometedora ciudad. Llegó a ser conocida como “la Manchester española”. La clase obrera recién llegada se recogía en barracas y en las conocidas cuevas Sant Oleguer. Así nacieron los nuevos barrios Torre Romeu y Ca n’Oriac, barrios profundamente obreros.

Estos nuevos barrios de recién llegados facilitaron que la gente empezara a organizarse en centros culturales, movimientos vecinales y organizaciones políticas diversas, casi siempre en la clandestinidad. Con la llegada de la democracia y las primeras elecciones, se consiguió un gobierno de izquierdas en el ayuntamiento que, junto con las bases organizadas, traerían unas mejoras estructurales a estos barrios y al resto de la ciudad, pues muchos aún no tenían las calles asfaltadas ni alcantarillado.

Entre todo eso, la lucha obrera continuaba dentro de las fábricas textiles, las cuales con la llegada de tejidos de otros países, cerraban progresivamente y la gente se quedaba sin trabajo. Había llegado la crisis del textil. Pero los movimientos obreros no habían nacido para resignarse y convirtieron la ciudad en una ciudad del sector terciario.

Hoy en día ya tenemos que recurrir a nuestros abuelos para que nos expliquen cómo sonaban los telares por las calles de Sabadell. Hay que levantar mucho la vista para ver algunas chimeneas que han dejado el recuerdo de los tiempos industrializados o escuchar las canciones de Desperta Ferro “Vells telers” o “La llançadora” para acordarnos de lo que fue Sabadell.

Los tiempos cambian, pero las luchas siguen siendo las mismas. Hace unos años, Panrico anunciaba un ERE que provocaría una huelga indefinida que duraría nada más que ocho meses. No consiguió detener el ERE, pero se manfiestó de nuevo la solidaridad de todos los obreros y trabajadoras del Vallès que se acercaron hasta allí para dar a las huelguistas leña con la que calentarse y comer.

En las últimas noticias, DELPHI anuncia que cierra poniendo en peligro 540 puestos de trabajo en Sant Cugat del Vallès, para llevarse la producción a Rumanía. Bacardi, al cabo de unas semanas, anuncia que cerrará su producción en Mollet del Vallès por “una revisión detallada de la actividad productiva y las necesidades del mercado”.

Estas noticias sólo las podemos afrontar con solidaridad obrera, organizándonos, no dejando que sea un problema únicamente de estas fábricas. Cuando se ataca a unos trabajadores, se nos ataca a todas las que trabajamos porque un día podemos ser ellas y mañana todas las personas trabajadoras. Tenemos que emular aquel Sabadell de las fábricas del textil, trabajar desde el movimiento vecinal y desde todos los ámbitos que podamos. Porque sólo si nos ven organizadas y fuertes no nos precarizarán y se lo pensarán dos veces antes de deslocalizar las producciones o darnos explicaciones con tecnicismos que pocos entienden.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×