Agenda anticapitalista

La huelga general de Grecia muestra la disposición a luchar contra la austeridad

15/11/2015

Panos Garganas

2480greece2

La huelga general en Grecia del jueves fue un éxito mayor del que nadie esperaba. Ningún barco, tren ni avión se movió. En Atenas el metro se detuvo todo el día, al igual que los autobuses durante la mañana y la tarde.

En la manifestación central hubo colectivos de personas trabajadoras – trabajadoras y trabajadores de banca por ejemplo – que no han tenido un contingente organizado desde 2011. Fue la mayor manifestación en jornada de huelga desde las grandes huelgas que provocaron la caída del gobierno tecnocrático en 2012. Antes de la manifestación oficial, una marcha organizada por el Partido Comunista se extendió a lo largo de un kilómetro. Esta fue una marcha adicional desde el Museo Arqueológico que contó con una gran presencia del frente anticapitalista Antarsya. La manifestación oficial que tuvo lugar frente al Parlamento fue enorme.

Esta fue, si no mayor, al menos comparable al mitin por el “No” en el referéndum de julio en el que habló el primer ministro Alexis Tsipras. El mensaje fue claro. La gente puede haber votado por el partido Tsipras, Syriza, en las elecciones. Pero ello no significa que acepten lo que hace su gobierno. Él puede tener el control electoral, pero no puede controlar la reacción de la gente frente a la austeridad.

En vísperas de la huelga, Syriza se vio presionada para anunciar su apoyo simbólico a la misma. Su línea era que la huelga ayudaría a fortalecer su posición en las negociaciones con la “troika” de los acreedores de las instituciones griegas. Pero el gobierno ya ha cedido ante la troika sobre las cuestiones en juego. Está aplicando recortes de pensiones, y más recortes están ya por llegar. El Parlamento ya ha votado para aumentar la edad de jubilación a 67 años y las pensiones existentes se verán recortadas porque se jubilaron con menos edad. Y todo esto antes de que el proyecto de ley sobre las pensiones haya alcanzado el parlamento. Los documentos del gobierno lanzaron el día antes de la huelga reveló que las pensiones se verán reducidas al terminarse su vinculación con los sueldos finales.

Chantaje
Se mantiene la presión sobre los sindicatos para la convocatoria de otra huelga general el día en que la ley llegue parlamento. La Troika está utilizando el apoyo a los bancos griegos rescatados para chantajear al gobierno para que saque adelante la ley este mes o el próximo a más tardar. Asimismo, varios conflictos se están desarrollando con más huelgas previstas en astilleros, gobiernos locales y hospitales.

Se espera que la manifestación para conmemorar el aniversario de la sublevación de la Politécnica de 1974 contra la dictadura militar de Grecia va a ser muy grande. Es previsible que el profesorado y el estudiantado, molestos por falta de financiación y de personal en el sistema educativo, salgan masivamente a la calle. La derecha ha tratado de utilizar la crisis de las personas refugiadas para atacar a Syriza, pero no han tenido éxito. En cambio, el gobierno está bajo presión desde la izquierda.

Un debate se abre sobre las alternativas
Mientras los gobiernos de derechas implementaban la austeridad, la gente podía esperar que un gobierno de izquierdas los reemplazara y terminara con ésta. Ahora esa perspectiva se ha ido, algunas personas argumentaron que la gente se sentiría decepcionada y las huelgas serían un fracaso. Este no ha sido el caso. Otros -en el Partido Comunista y la Unidad Popular escindida de Syriza- argumentan que ahora hay que apostar por un gobierno “real” a la izquierda. Pero la perspectiva de que eso ocurra es muy remota. En términos electorales ambos partidos son demasiado pequeños.

La gente se puso en huelga y se manifestó a pesar de esto. Pueden ver que la propia acción de las personas trabajadoras puede obligar al gobierno a hacer un cambio de sentido y detener la implementación de los planes de austeridad.

Artículo extraído de Socialist Worker, organización hermana de En lucha en Gran Bretaña. Traducido por Diego Mendoza

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×