Agenda anticapitalista

La crisis global se profundiza: China y el Crash del Petróleo

02/02/2016

Oscar Simón

crisis global

A principios de agosto comenzaron a hacerse evidentes los problemas de fondo de la economía china y por extensión global así como los límites de cualquier modelo capitalista.

Advertíamos del carácter gigantesco de la burbuja inmobiliaria de china y de su agotamiento y por tanto el fin de la capacidad del sector constructivo para continuar tirando de la segunda economía global.

No obstante las explicaciones que hablan de pánico de los pequeños inversores, que no son lo suficientemente maduros o del sobre endeudamiento de los bancos chinos son parciales y no explican la realidad de fondo del que la economía china no consigue crecer más del 3%, aunque sus gobernantes hablan del 7%.

La razón no es otra que la tendencia a la baja de beneficios, y esta frase no responde sólo al análisis marxista. Según Linda Yueh, directora del “Centro de estudio sobre el crecimiento de China” en el London School of Economics. El factor total de productividad, TFP por sus siglas en inglés, ha pasado de contribuir un 40% del crecimiento de china en 1979 a un 2.3% en la actualidad (ver p. Ej. China ‘s Growth: A Brief History). Esto quiere decir que el output extraído de las inversiones en capital y trabajo ha disminuido muchísimo. De hecho el gobierno chino y su conglomerado de multinacionales asociadas estaban decididos desde finales de los años 90 a intentar hacer girar el modelo de exportaciones baratas hacia el mercado interior en un modelo de desarrollo del mercado interno. Así los burócratas del Partido comunista de China han actuado como capitalista colectivo, es decir utilizar la inversión pública para hacer lo que el capital privado no puede hacer por sí mismo; tal como los políticos españoles, construyendo miles de kilómetros de carreteras, de trenes de alta velocidad y muchas otras infraestructuras y como ya sabemos este camino no termina bien.

La desaceleración de la economía china también está afectando a los BRICs (Brasil, Rusia, India y China misma). Muchos de estos estados importaban grandes cantidades de bienes de consumo baratos chinos y la vez que exportaban materias primas a ese país. Así, si la economía china necesita menos petróleo, hierro, etc … para funcionar, importa menos, por lo que la economía brasileña sufre y reduce su capacidad para importar productos made in china y se genera un círculo vicioso de ralentización de la circulación de las mercancías, es decir crisis.

Aparte, la guerra comercial entre la OPEP y USA y Canadá está contribuyendo a desestabilizar aún más las economías de Brasil y Rusia así como Venezuela, agravando la situación. Arabia Saudí, especialmente tiene grandes reservas de petróleo y moneda y puede extraer beneficios de un barril de petróleo a 10 $ -15 $, en cambio el beneficio del petróleo obtenido mediante el fracking en USA necesita un precio por encima de 60 $ y el alrededor de 100 dólares por el petróleo de las arenas asfálticas Canadienses. Esta guerra comercial, unida a un invierno especialmente suave en el hemisferio Norte, ha generado un espiral de producción y depreciación, dado que se necesitan vender más barriles para obtener las divisas necesarias para equilibrar los presupuestos (ver figura 1). Es decir los países productores de petróleo, grandes importadores de productos manufacturados mundiales están en una situación económica como mínimo muy difícil.
Otro factor a valorar es la subida de intereses en los EE.UU., que está haciendo que muchos inversores abandonen los volátiles mercados para ir a los bancos.

En resumen el panorama es muy complejo, todo indica que durante el 2016 la situación no tiende a mejorar. De hecho, desde hace unos 30 años la capacidad de producción global excede en mucho la capacidad de consumo, la financiarización de la economía basada en alta inversión en las bolsas y la creación de burbujas inmobiliarias, tecnológicas, de materias primas, ha sido el camino que ha tomado el capitalismo para continuar acumulando beneficios. Así se ha generando un ciclo de crisis cada vez más profundas y booms más cortos.

Por último destacar que la producción de petróleo barato está repercutiendo muy negativamente en el desarrollo y extensión de las energías alternativas limpias y aleja mucho el objetivo de reducir el nivel de CO2 a 350 ppm (límite por un cambio climático no brusco) de manera que los eventos extremos como sequías, inundaciones seguirán creciendo no sólo generando más pobreza y destrucción ambiental en los países donde se dan sino más desestabilización global.

oil_price_needed

Figura 1: Preu del petroli per equlibrar pressupostos. Font : http://apuntesenergia.com/2015/03/04/el-precio-del-petroleo-los-paises-exportadores-1a-parte/

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×