Agenda anticapitalista

Frente a la tauromaquia: muestro mi rechazo

08/07/2014

Aitor Bayón

1281460561274908

El verano es una época donde se producen miles de muertes. Y no me estoy refiriendo a las que, tristemente, se dan en las carreteras, sino a las que tienen lugar en las fiestas de los pueblos, en las plazas de toros, en las ciudades y los campos.

En esta época del año comienzan innumerables fiestas populares en las que los toros son el centro del espectáculo. Toros a los que se humilla, estresa, agota, hiere y finalmente son asesinados.

Sólo en la mundialmente famosa fiesta de San Fermín, son asesinados 48 toros. Esos toros, que ya desde la mañana son estresados y asustados por miles de personas que les hacen correr, contra su voluntad, desde los corrales hasta la plaza. Esta fiesta, como otras, implica sufrimiento y muerte para los toros.

Cualquiera de los espectáculos que tengan como participantes a los toros, son espectáculos crueles. Ya sean novilladas con o sin picador, corridas de toros, corridas de rejones y recortes, y todo tipo de encierros. Estos festejos, unidos a la propia temporada regular taurina, hacen que se produzcan miles de muertes a lo largo del estado español en un año. Según los datos de la Estadística de Asuntos Taurinos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en el año 2012 se realizaron un total de 14.004 festejos taurinos de diversa índole en el Estado español.

Todo esto viene marcado por el interés económico y a la vez por el pensamiento especista, que discrimina a los animales en base a su especie y obvia sus intereses y capacidades para sentir. Estas fiestas mueven miles de millones de euros y son el escaparate para infinidad de ciudades y pueblos pequeños que utilizan la tortura y el sufrimiento como reclamo turístico. Esto se combina desde el 2013 con el conocido Plan Pentauro, una ofensiva taurina en toda regla, que tiene como objetivo la protección de la tauromaquia y la renovación de su imagen en la sociedad, ensalzando su valor como tradición e insistiendo en su carácter artístico y cultural. Este plan pretende aumentar la afluencia de público a los eventos taurinos, rebajando el precio de entradas para que sean más accesibles a jóvenes y personas trabajadoras, así como favoreciendo las escuelas taurinas para la infancia, una mayor presencia de estos espectáculos en los medios de comunicación y potenciando la internacionalización de la tradición.

Como vemos, la tauromaquia no es algo residual, todavía hoy está muy presente en la sociedad, tiene grandes vínculos con el poder y la clase dominante, y es una labor de todas las personas acabar con ella. Debemos considerar los intereses del toro por encima de cualquier otro concepto, por ética y justicia. Que una práctica sea considerada artística o lleve realizándose muchos años no la legitima. No es suficiente con no apoyar que se les mate en la plaza, también debemos lograr que no se les utilice de ninguna manera, ya que tienen la capacidad de sufrir y de disfrutar de su vida, es una responsabilidad moral que tenemos con esos animales. Los toros empleados en encierros o fiestas donde no se les da una muerte directa, son utilizados de esa forma hasta la extenuación o hasta que ya están resabiados y son trasladados al matadero.

Esos animales tienen derecho a disfrutar de su vida, a no sufrir y a vivir en libertad. La diversión de unas pocas personas no puede hacer de la vida de los toros un tormento. Ante la tauromaquia se pueden hacer muchas cosas: no acudir a las fiestas de los pueblos que utilizan toros, mostrar repulsa ante las corridas, encierros y demás espectáculos, señalar a las empresas que se lucran o patrocinan la barbarie, optar por una actitud activa y comprometida con los animales, buscar información y participar en las distintas campañas para lograr la abolición total de la tauromaquia y todas las que se te ocurran. Es el momento, muestra tu rechazo.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×