Agenda anticapitalista

Elecciones europeas: Golpe al régimen, irrumpe la ruptura

26/05/2014

En lucha

claroquepodemos

Todo resultado electoral constituye un reflejo de la temperatura social. Las elecciones europeas también, aunque analizarlas entraña dificultades mayores que ante otro tipo de elecciones. No obstante, aparecen algunas claves para interpretar lo que está pasando en la UE. La primera es la gran abstención, la segunda es la pérdida de escaños de los partidos que venían dirigiendo la UE y gobernando los estados miembros, es decir el PPE (Partido Popular Europeo), PSE (Partido Socialista Europeo) y los Liberales. La tercera es el incremento de la polarización social, reflejado en el auge de la extrema derecha y también de formaciones a la izquierda del PSE, con la victoria de Syriza en Grecia como hecho mas destacado.

En el Estado español, hay que destacar 5 hechos: 1) PSOE y PP no suman el 50% de los votos emitidos cuando venían de más del 80%; 2) La victoria de ERC en Catalunya y la consolidación del espacio por el derecho a decidir; 3) La victoria de EH Bildu en Guipúzcoa y Alaba, con lo que estaría en condiciones de ganar las elecciones forales de 2015; 4) Y, especialmente relevante para la izquierda rupturista, la impresionante irrupción de Podemos con 1.242.161 votos como cuarta fuerza política.

La abstención

La gran abstención refleja la percepción por parte de mucha de la población del carácter tecnocrático de la UE, dirigida con mano de hierro contra las clases populares en beneficio de la gran banca y las multinacionales.

La participación en las votaciones al parlamento europeo ha caído en treinta años 16 puntos porcentuales. Llama la atención la escasísima participación en los países del este de Europa, hecho que refleja el fracaso político y social de la expansión hacia el oriente. En los países centrales europeos la participación ha rondado el 45%, siendo especialmente baja en Holanda y Gran Bretaña. En el Estado español ha votado el 46% y en Catalunya la participación ha subido un 11% respecto a 2009, reflejando el voto en clave del proceso soberanista.

El bipartidismo en crisis

Desde hace 30 años la socialdemocracia tradicional viene aceptando cada vez con más entusiasmo el ideario neoliberal. Elección tras elección han ganado con mensajes de izquierda y han acabado gobernando con políticas de derechas, desencantando a su electorado, aunque todavía consiguen ser segunda fuerza política en muchos estados y han ganado en Italia, Portugal, Suecia, Eslovaquia y Rumanía.

En el Estado español, el PP y el PSOE han perdido 5 millones de votos y están por debajo del 50%, mostrando la profundidad de la crisis política del régimen encarnado por la constitución del 78, la monarquía y el bipartidismo.

UPyD y Ciudadanos han crecido, pero menos de lo que esperaban. Están teniendo éxito en disputarle al PP la defensa cerrada de la unidad de España o en aparecer como nuevas fuerzas políticas alejadas de los partidos tradicionales. Sin embargo, fracasan en parecer ajenos al eje izquierda y derecha, siendo identificados claramente como derecha por cada vez más gente. Tanto UPyD como Ciudadanos son incapaces de extenderse hacia los caladeros de votos de la izquierda, esto se debe especialmente a la existencia del 15M que devolvió la esperanza a millones de personas. Este voto 15M es el que recoge Podemos principalmente, mientras IU y ICV-EUIA parecen recogen más los votos de sectores antiguamente votantes del PSOE y PSC, respectivamente.

El auge del fascismo

La nueva ultraderecha ha confirmado su ascenso. Ha ganado en Francia con el 25% del Frente Nacional y en Dinamarca con el 23% del Partido del Pueblo Danés. En Gran Bretaña, el populismo xenófobo de UKIP ha conseguido entre un 27% y un 33%. En Holanda, los fascistas quedan terceros. En Grecia, los fascistas de Alba Dorada obtienen cerca de un 10% y en Alemania los neonazis del NPD obtienen un eurodiputado. En Hungría la situación es especialmente grave con la victoria (51%) del partido gubernamental de Visktor Orban muy cercano a la ultraderecha, seguido de los neonazis de Jobbik con un 15%. En Polonia, la derecha rancia de Justicia y Libertad de Jaroslaw Kacynski se alzó con la victoria (33%) empatando en número de representantes con la derecha neoliberal en el poder.

Todas estas formaciones encuadradas en la nueva extrema derecha, que lleva traje y se presenta a las elecciones, tiene en su núcleo central el chauvinismo recalcitrante, disfrazado de antieuropeísmo. Aprovechan el repliegue de los partidos de orden tradicional y atizan el odio gracias a la incertidumbre y el miedo provocado por los planes de austeridad. En el Estado español, VOX se queda relativamente cerca del escaño. Su mensaje netamente españolista y anticonsulta no ha tenido espacio entre el PP, por un lado, y UPyD y Ciudadanos por otro. La no concurrencia de la fascista PxC como tal y sus problemas internos han impedido que la constelación de grupos ultraderechistas y neonazis hayan podido articular un polo fascista común. El trabajo de UCFR (Unidad contra el Fascismo y el Racismo) desenmascarando el carácter ultraderechista de PxC, junto al trabajo de movilización social de las PAHs, ha contribuido al fracaso de los neofascistas en su intento de penetrar en los barrios obreros.

Queda claro que ante la polarización la izquierda debe ser capaz de articular movimientos amplios contra el fascismo, a la vez que potenciar las luchas sociales y promover candidaturas unitarias y rupturistas.

Catalunya y la cuestión nacional

ERC ha ganado en todas las capitales de provincia y en la mayoría de las comarcas, CiU ha repetido prácticamente el resultado de 2009, ICV-EUIA ha ganado un 4% llegando al10% de los votos, Podemos ha entrado con un 4,7%, Ciudadanos mantiene porcentaje respecto a las autonómicas, PSC perdió un 21% (repitiendo resultado respecto a las anteriores autonómicas), y el PP se dejó un 9% respecto a 2009. Es decir, el 61% de la gente que ha votado en Catalunya defiende el derecho de autodeterminación. La victoria de ERC, a pesar de sostener los recortes de CiU, refleja que entre las personas que defienden la independencia encontramos una mayoría que se define de izquierdas. Estos resultados siguen demostrando la necesidad de realizar una consulta para decidir sobre la independencia de Catalunya.

Otro hecho importante es que entre IU y Podemos superan los 2 millones de personas de fuera de Catalunya que han votado por una opción defensora del derecho de autodeterminación. Si le sumamos los resultados de Primavera Europea y EH Bildu-BNG se superan los 2,5 millones de votos a favor del derecho a decidir.

Podemos y la nueva izquierda rupturista

El resultado de Podemos ha sido espectacular, un 8% y 5 escaños, mientras IU ha pasado de un 4% a un 10% y 6 escaños. Claramente de nuevo el 15M ha dotado de energía fundacional a la izquierda a la izquierda del PSOE. IU quizás no ha crecido tanto como esperaba, esencialmente por la irrupción de Podemos pero sin olvidar que su dirección sigue anclada a la idea de partido muleta de los mayoritarios como demuestra su gobierno en Andalucía.

Podemos, de la mano del tirón mediático del candidato, pero también del trabajo de miles de personas, de extensión en las redes sociales, de un lenguaje claramente rupturista y de unos principios éticos basados en la transparencia y la democracia, ha sido capaz de recoger el “voto 15M”. Como En Lucha hemos participado en la medida de nuestras fuerzas en la candidatura esencialmente en Andalucía, Madrid y Mallorca. Ahora se dibuja un escenario en el que Podemos va a afrontar nuevos desafíos, articular los círculos de manera democrática, plantearse como incrementar el apoyo social y como construir las luchas.

En resumen, el debilitamiento cada vez más acusado del bipartidismo y la crisis de la socialdemocracia abren escenarios de oportunidad para la ruptura. La conformación de candidaturas municipalistas con este enfoque se antoja prioritaria y estratégica. La izquierda claramente revolucionaria se encuentra ante un escenario apasionante con la posibilidad de trabajar en organizaciones de masas y poder confrontar sus ideas en ambientes propicios al debate. Esta izquierda debe ser capaz de defender la necesidad de reformas que mejoren la vida de la gente, al mismo tiempo que articula un discurso y pone las bases para superar el capitalismo.

En lucha, 26 de mayo del 2014

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×