Agenda anticapitalista

El pueblo brasileño vuelve a tomar las calles

17/10/2013

Ferran Domènech

web_brasil educació

Los pasados meses de mayo y junio, decenas de miles de brasileños se manifestaron por las calles de las principales ciudades del país debido al inminente incremento del precio del transporte público y al gasto público en la Copa FIFA Confederaciones 2013, la Copa Mundial del fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro. Durante las protestas, hubo graves enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, que se saldaron con cientos de detenidos y dos muertos.

Sin embargo, en algunas de las ciudades se logró frenar el aumento del precio del transporte público. Pero esto sólo era la punta del iceberg, ya que la principal reivindicación del colectivo PasseLivre, impulsor de las protestas, era la gratuidad del transporte público. A esta causa se juntaron varias reivindicaciones históricas, en un momento en que la clase política estaba inmersa en numerosos escándalos de corrupción. Es por ello que el objetivo final del movimiento apuntó al cambio social a gran escala y a la transición hacia un nuevo modelo económico.

Pocos meses después, los movimientos sociales brasileños pretenden retomar estas movilizaciones, motivados por la intención de muchos gobiernos estatales de volver a incrementar el precio del transporte público y también por la privatización de una gran bolsa de petróleo descubierta recientemente, el asesinato del trabajador Amarildo en extrañas circunstancias a manos de la policía, o los continuos recortes en educación. El centro de las protestas es Río de Janeiro, donde se está realizando una huelga en las universidades y donde recientemente se han vivido episodios de violencia policial contra el personal docente universitario, lo que ha llevado a la población a abalanzarse a la calle.

Algunos de estos manifestantes son jóvenes frustrados, que actúan bajo el nombre de Black Block. El término Black Block proviene de una táctica usada en manifestaciones por todo el mundo, sobre todo en protestas anti-globalización, anti-nucleares y anarquistas. Sus integrantes se caracterizan por vestir de negro con el rostro tapado y suelen utilizar la violencia contra símbolos del poder y en autodefensa contra la policía.

Por otra parte, estas protestas también han llevado a la creación de Midia Ninja y Pos TV, una red de activistas anónimos que producen contenidos audiovisuales de todo lo que pasa en la calle. Desde streamings, fotografías, crónicas de las protestas, etc. Hasta la propia creación de material de agitación. Este colectivo consta de diferentes núcleos en las principales ciudades del país, todos ellos utilizan las redes sociales como principal canal de difusión. Tienen claro que no son un medio neutral, pero también que ningún medio es neutral. Se consideran una herramienta esencial en un contexto donde la mayoría de medios de comunicación criminalizan las protestas. Estos medios focalizan la atención en los desperfectos causados y no en el conflicto real.

Así pues, las protestas en Brasil están sirviendo para crear conciencia en una población que está pagando con altos costes sociales el crecimiento económico del país. Además, y debido también a las protestas, los movimientos sociales se están fortaleciendo y están creando nuevos proyectos con mucho recorrido. El futuro se ve lleno de dificultades, pero el pueblo brasileño es tenaz y es muy probable que las protestas se prolonguen durante meses.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×