Agenda anticapitalista

Declaración anticapitalista internacional sobre Oriente Medio

20/12/2015

9172248

Luchamos contra las dictaduras, las agresiones imperialistas y el Daesh. Rechazamos las “políticas de seguridad”, el racismo y la austeridad. ¡Es el momento de movilizarse!

Durante los últimos meses, los pueblos de Oriente Medio vienen sufriendo una intensificación del conflicto en Siria e Irak, liderado por las potencias imperialistas globales (principalmente EEUU, Rusia y países europeos) y regionales (Arabia Saudita, Qatar, Turquía e Irán). Estos conflictos son consecuencia de dos formas diferentes de contrarrevolución: las dictaduras locales y regímenes contrarrevolucionarios por un lado, y las fuerzas islámicas reaccionarias como Daesh por el otro. La voluntad de las grandes potencias internacionales y regionales para imponer su hegemonía política y económica sobre la región es también una causa central de la tragedia actual.

En Siria, la primera forma que toma la contrarrevolución es el apoyo al régimen de Assad. Las letales incursiones de Rusia y la intervención de Irán, Hezbolá y las milicias sectarias iraquíes son el mayor ejemplo de este proyecto profundamente reaccionario y antidemocrático. Igualmente, el régimen de Assad se beneficia de la desconfianza continua de las potencias occidentales hacia las fuerzas democráticas y revolucionarias en Siria, incluidas las fuerzas kurdas.

Quienes luchan por un futuro democrático y socialmente justo son el primer objetivo del régimen sirio, de los imperialistas y de sus aliados en la región. Las fuerzas democráticas sirias también son el blanco de fuerzas islámicas reaccionarias, apoyadas en un momento u otro, directa o indirectamente, por las monarquías del Golfo y Turquía.

Como siempre, las mujeres son las primeras víctimas de la guerra. La violación, secuestro e incluso la venta de mujeres son consecuencias horribles del conflicto.

¿Qué es el Daesh? Es el resultado tanto de la agresión imperialista internacional y regional, como de la naturaleza dictatorial y sectaria de los regímenes de la región, especialmente de Irak y Siria. El aumento de las tensiones sectarias en la región es consecuencia de la combinación letal de la represión interna con la agresión externa.

En este contexto es en el que debemos analizar los recientes ataques en Ankara, Beirut, París, Kuwait, Arabia Saudita, Túnez, o el atentado contra el avión ruso en Egipto. Estos ataques sólo fortalecen el mal que los engendró: el terrorismo de Estado.

La retórica de la “guerra contra el terrorismo” se refleja en el fortalecimiento de las políticas autoritarias de seguridad, de la guerra y del racismo. El racismo, en particular la islamofobia, ha aumentado de manera exponencial y se ha convertido en una política de Estado en toda Europa. Las potencias imperialistas han utilizado la retórica de la lucha contra el terrorismo para justificar su apoyo a las dictaduras y sus restricciones a las libertades, mientras que los dictadores regionales usan el mismo lenguaje para defender su propia represión.

Es esta misma visión del mundo global que actualmente une a Francia, Rusia, EE.UU., Turquía y al régimen sirio (aunque cada uno tiene sus propios intereses) para coordinar, directa o indirectamente, sus ataques y maniobras militares en Siria.

En nombre de la guerra “contra el terrorismo”, hoy el Estado francés reclama el poder para aterrorizar. En nombre de los llamados “valores franceses”, están siendo atacadas las libertades. En una autoritaria huida hacia adelante, François Hollande bombardea Siria e Irak, mientras los discursos sobre la guerra y los “valores” nobles son incapaces de dar respuesta a las aspiraciones políticas y sociales de la clase obrera francesa. Mientras tanto, las personas migrantes indocumentadas, refugiadas, musulmanes, mujeres con velo, gitanas, extranjeras y otras tienden a ser designadas “enemigos internos”.

En la región del Gran Oriente Medio, la represión estatal de la oposición política y los movimientos sociales va en aumento; en Egipto y en muchos lugares se promulgaron cientos de penas de muerte en los últimos meses.

Frente a la desmovilización temporal y desorientación de grandes sectores populares oprimidos, debemos alzarnos a la altura del desafío con iniciativas constructivas. En la práctica, esto significa:

– Oponernos a las políticas draconianas; defender los derechos democráticos de todas las personas.

– Oponernos a toda agresión imperialista, a la vez que una implacable oposición a las dictaduras y regímenes contrarrevolucionarios.

– Oponernos a la campaña militar occidental en Siria, incluyendo los bombardeos y otra participación directa de las fuerzas militares occidentales, así como la participación armada en el conflicto de fuerzas apoyadas por Occidente.

– Luchar contra toda forma de contrarrevolución en Oriente Medio y el Magreb, u otros lugares.

– Luchar contra las políticas represivas de seguridad, el racismo y la austeridad, ya sea en Europa, Asia o África.

– Luchar contra la “Europa fortaleza”; exigir la apertura de fronteras y condiciones de vida digna para todas las refugiadas y migrantes.

– Fortalecer la solidaridad con los pueblos en lucha por su liberación y emancipación en Oriente Medio, el Magreb y en todo el mundo.

Solidaridad con las fuerzas democráticas y antiimperialistas progresistas en la región árabe, y en todo el Gran Oriente Medio

Solidaridad con los pueblos de los países del Medio Oriente y del Magreb en sus luchas legítimas por la emancipación y en contra de la agresión extranjera: la emancipación de los pueblos de la región sólo podrá ser obra del propio pueblo.
in their legitimate struggles for emancipation and against foreign aggression: we insist that the emancipation of the people of the region will be the work of the people themselves.

Revolutionary Left Current – Siria

Socialist Forum – Líbano

Al-Mounadil-a – Marruecos

Revolutionary Socialists – Egipto

Workers’ Left League (LGO) – Túnez

New Anticapitalist Party (NPA) – Francia

Socialist Workers Party (SWP) – Inglaterra

Revolutionary Socialism in the 21st Century (RS21) – Inglaterra

The Editors, Salvage – Inglaterra

The Revolutionary Communist League – Socialistische Arbeiderspartij (LCR-SAP) – Bélgica

SolidaritéS – Suiza

International Socialists Scotland (ISS) – Escocia

International Socialist Organization (ISO)- EEUU

Socialist Alternative- Australia

Internationale Socialisten- Holanda

En lucha/ En lluita – Estado español

Sosyalist Demokrasi İçin YeniYol – Turquía

Emancipation Démocratique – Marruecos

Socialist Resistance – Reino Unido

Anticapitalistas – Estado español

Libyan Redress Movement – Libia

Internationale Sozialistische Linke – Alemania

SAP-Grenzeloos – Holanda

Socialist Workers Party- Irlanda

Platform “Open Left”- Rusia

Revolutionär Sozialistischer Bund – Alemania

Socialist Review Center – Kurdistán

Revolutionary Socialist Workers’ Party – Turquía

Socialist Solidarity with Workers in Iran – (ITSS-Francia)

Solidarity – Australia

The Collective Solidarity Iran Paris – Francia

International Socialist Organisation – Aotearoa/ Nueva Zelanda

Radical Socialist – India

Japan Revolutionary Communist League (JRCL) – Japón

National Council of Internationalist Workers (NCIW) – Japón

Farooq Tariq, general secretary Awami Workers Party (AWP) – Pakistán

Nava Sama Samaja Party (NSSP) – Sri Lanka

News and Letters Committees – USA

Y:

Achin Vanaik, Retd. Professor of International Relations, University of Delhi – India

Rohit Prajapati, Environmental & Trade Union Activist, Gujarat – India

Kunal Chattopadhyay, Editor, Radical – India

Yohichi Sakai, Japan Revolutionary Communist League (JRCL) – Japón

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×