Agenda anticapitalista

Crónica: Debate con la CUP en Sevilla y Madird sobre la ruptura social y nacional

01/02/2016

Claudia Amado y Sam Robson

IMG-20160201-WA0007

 

El debate sobre el proceso de ruptura en Catalunya se ha vuelto un tema central para las izquierdas en los últimos tiempos. A fin de explicar el Procés y su necesaria vinculación con la ruptura social, En lucha ha realizado este fin de semana charlas en Sevilla y Madrid con la diputada de la CUP en el Parlament Eulàlia Reguant bajo el título “Superando el régimen del 78: La CUP ante la ruptura social y nacional”. El viernes 29 de enero tuvo lugar en la Casa Sahara Aminetu Haidar de Sevilla la primera de las charlas, en la que también iba a participar Diego Cañamero, miembro del SAT, que por razones de salud finalmente no pudo asistir, y en la que también intervino Santi Amador, miembro de En Lucha Andalucía. El sábado 30 se realizó en la Oficina Europarlamentaria de Madrid el segundo acto, en el que participaron la diputada por Podemos en la Asamblea de Madrid Isa Serra y Óscar Simón, miembro de En Lucha/En Lluita en Barcelona y activista de la CUP.

Cerca de cincuenta personas asistieron a cada una de las charlas, muchas de ellas del entorno activista del territorio, en general deseosas de escuchar los entresijos y detalles de los acontecimientos que han llevado al pacto con Junts pel Sí dado el discurso monolítico, parcial y muchas veces engañoso de los medios de comunicación estatales y locales.

Eulàlia Reguant empezó su intervención haciendo autocritica del proceso negociador de estos pasados 3 meses y medio, reconociendo que tanto los órganos de dirección como las asambleas territoriales de la CUP se han focalizado demasiado en las negociaciones institucionales dejando un poco de lado las movilizaciones en la calle y los movimientos sociales. Señaló que cuanto mayor es la acción de los colectivos y movimientos sociales, mayor es la presión sobre las instituciones para obtener medidas favorables a las clases populares.

Sobre el decreto de desobediencia al Tribunal Constitucional, prosiguió explicando en qué consistía realmente el acuerdo. Contrariamente a la interpretación de que se trataba de una DUI encubierta, Eulàlia explicó que el acuerdo consistía en desobedecer unilateralmente medidas contrarias a los derechos de las personas, como la puesta en marcha de una Ley de Pobreza Energética y de Vivienda (ambas declaradas inconstitucionales tras la denuncia del PP), la penalización de la interrupción voluntaria del embarazo, la LOMCE de Wert y el artículo 135 de la Constitución tras su reforma. En buena medida, ha sido la profundización (o su intento) de estas medidas neoliberales y retrógradas lo que ha supuesto propulsado movimiento independentista en Catalunya, con un enorme componente social y progresista.

Respecto al pacto de investidura, Eulàlia insistió en que la CUP no ha renunciado a su independencia política, que solamente se ha comprometido con apoyar aquellas iniciativas que supongan avanzar con el proyecto de rupturista nacional y todas las medidas de emergencia social acordadas como parte del acuerdo con Junts pel Sí. Aseguró que la CUP no apoyará ninguna medida en contra de sus principios anticapitalistas y que el pacto es sin ninguna duda reversible.

Por su parte, Santi Amador, desarrolló las causas del subdesarrollo andaluz y señaló la ofensiva españolista del PSOE en Andalucía diabolizando las reivindicaciones independentistas del pueblo catalán. El subdesarrollo andaluz, producto del pacto de élites, favoreció la desindustrialización de Andalucía desde el último tercio del siglo XIX y la exportación de mano de obra y el latifundismo. Luego planteando la necesidad de un proceso constituyente que asegure la ruptura con el régimen y garantice los derechos de la mayoría, la historia nos ofrece varios ejemplos de que las alianzas puntuales con la derecha en la mayoría de los casos acaban mal, como en los pactos de la Moncloa que desactivaron a la izquierda y el movimiento obrero o el pacto de Sudáfrica para superar el régimen del Apartheid a elevando una nueva élite negra que ha mantenido la enorme desigualdad y la miseria de la inmensa mayoría de la población negra.

Santi termino hablando del ejemplo de CUP en la construcción de una unidad popular basada en colectivos diversos apoyando las luchas, dándoles el protagonismo a los movimientos sociales y respetando su autonomía. Es precisamente a través de luchas defensivas, como es el apoyo a Fran Molero, sindicalista del SAT condenado a 5 años de cárcel por participar en la movilización de Rodear el Congreso, como ganamos fuerzas para luchas ofensivas y creamos las redes de solidaridad fortalecen a la clase trabajadora.

En Madrid, Óscar Simón planteó el avance hacia el referéndum como un proyecto proactivo de implicación popular, como fue el ILP de la PAH por ejemplo, que restó protagonismo a la derecha y potenció los intereses de las clases populares. En esta línea coincidió con Isa Serra quien habló de la importancia de buscar confluencias entre los agentes del cambio.

Oscar explicó que la CUP empezó su acción municipalista hace 20 años, apoyando los movimientos sociales, favoreciendo siempre la autonomía local y desafiando el marco legal político y económico que impedía la expresión de los pueblos. A través del sistema de mandato revocable y un modelo organizativo asambleario y democrático, las CUPs ha sido constantemente proyectos permeables a las luchas defendiendo programas políticos de remunicipalización del agua, la limpieza, las guarderías…

En el salto a la política territorial, la CUP se ha dotado de un modelo donde las decisiones se toman en las asambleas locales, que se transmiten a las asambleas territoriales y luego al Consejo Político. A través de esta organización de democracia horizontal y el número de representantes en el Parlament, el reparto del poder en el Gobierno Catalán termina siendo un poco más transversal.

 

Claudia Amado, concejala de San Roque Si Se Puede y mimbro de En lucha en Cádiz y Sam Robson, miembro de En lucha en Madrid

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×