Agenda anticapitalista

Apuntes sobre el personalismo de Pablo Iglesias

15/05/2014

Víctor Casas Pou

pablo-3

No son pocos los que ven Podemos como una estructura vacía, únicamente orientada a la mayor gloria y satisfacción del ego de Pablo Iglesias.

Lo primero que habría que decir, es que esta iniciativa, no surge de la nada. Mucha gente que llevaba indignada, movilizada (y hasta organizada), demasiado tiempo, vio que gracias a que algunos decidieron “Mover ficha”, se abría la posibilidad de un proceso claramente aglutinador. Porque la iniciativa, hizo una (acertada) composición de lugar sobre la coyuntura existente. En primer lugar existe una mayoría social atomizada (movilizada /no movilizada), que comparte ciertos consensos por oposición (un sentido común que pivota en torno a lo que no se quiere o sobre cuestiones que generan rechazo); en segundo lugar hay una desafección brutal respecto a los partidos e instituciones; en tercer lugar ésta es una sociedad conformada en torno a la cultura del espectáculo y de la inmediatez propia de las redes sociales. Por lo tanto és imperiosa la necesidad de valerse de herramientas y estrategias que conecten las tres premisas anteriores;

Ante este diagnóstico, sería ridículo no entender que, ha sido necesaria la irrupción de una personalidad mediática, (re)conocida más allá del espectro natural de su adscripción ideológica, la que pudiese provocar un reposicionamiento social.
Los primeros interpelados fueron Ada Colau o Alberto Garzón. Como no se posicionaron, Pablo Iglesias dio un paso adelante.

Esta necesidad de liderazgos como catalizadores del proceso, es la muestra más palpable de que estamos en una posición de debilidad estructural, y que tenemos que usar las formas y medios del enemigo para intentar lograr algún resultado.

Por eso, me parece muy cómoda, pero sobre todo muy cínica, la postura de aquellos que ven en esa sobreexposición pública una mera cuestión de egolatría, de puro interés personal. Por el contrario, lo que debería percibirse, es alguien que se ha atrevido a aceptar el desafío, entrar en un círculo mediático nada agradable, introducir nuevos enfoques en el discurso dominante, y, en último término, recaudar un caudal de “legitimidad” suficiente como para atreverse a conformar una alternativa rupturista. Porque no todos son ventajas como algunos se empeñan en ver.

Para los críticos, la muestra evidente de este nuevo mesianismo, viene de la mano de la elección del logo de la papeleta electoral (ojo! No del partido) donde figura la cara de Iglesias. Aún chocante y contradictoria, tiene una explicación: se ha detectado un importante diferencial entre el % de conocimiento del candidato y el conocimiento de la iniciativa (fenómeno insólito). Y ante los escasos recursos con los que se cuenta, obviar esa baza puede que no fuese lo más inteligente, dado que mucha gente decidirá su voto (con muchos partidos nuevos) en la misma mesa electoral. Así que en clave electoral, el razonamiento creo que aportará más votos de los que sacará.

Otra cuestión es si esa decisión ejemplifica la naturaleza horizontal de la iniciativa. Es evidente que no, pero esa decisión se circunscribe a un período electoral limitado.

El desbordamiento que ha supuesto Podemos, es algo difícil de organizar y articular de manera coordinada y armónica. El día 26, comenzará un proceso de mucho más calado, donde desde la base se establezcan nuevas dinámicas y se redistribuya el poder y la capacidad de decisión. Las circunstancias, han obligado a utilizar el mayor capital mediático para que la iniciativa arrancase. Se debe asumir el reto de dotarse de un liderazgo colectivo, coral.

No tener en cuenta las demandas de horizontalidad y transparencia, supondría una quiebra irreversible del músculo (y también de la esencia) del movimiento. Hay un enorme capital humano, una inmensa capacidad intelectual y crítica, que percibe que se está gestando un movimiento estratégico de primera magnitud, y por ello, se están transigiendo ciertas cuestiones. Pero pasado el 25, no se van a tolerar decisiones que no tengan en cuenta a la masa social. Y eso comienza por repartirnos entre todxs la carga que hasta ahora, ha recaído principalmente en un sólo individuo.
Se pueden criticar muchas cosas, pero lo cierto es que Podemos ya es una realidad.

Víctor Casas Pou es miembro del círculo de Podemos en Compostela

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×