Agenda anticapitalista

18 días de huelga para un futuro esperanzador

06/02/2014

Sam Robson

La huelga ha animado a miles de personas a salir a la calle / Europa Press

La huelga ha animado a miles de personas a salir a la calle / Europa Press

Después de 18 días, la huelga de recogida de basuras de Alcorcón se ha desconvocado. El acuerdo con el Ayuntamiento mantiene la privatización de la recogida de vidrio que provocó la huelga pero blinda el resto de servicios de recogida. También el acuerdo garantiza el mantenimiento de la empresa pública ESMASA, toda la empresa no solamente la parte de recogida de basura. Asimismo, no habrá despidos sino una mejora de las condiciones laborales con los contratos de jornada parcial pasando a ser de jornada completa. Por último, por la recogida de las toneladas de basura en las calles se ha acordado reducir lo que se descuente de las nominas de la plantilla por los días de huelga.

A la hora de valorar la huelga habría que empezar felicitando a los y las huelgistas por una lucha dura y valiente en defensa de los servicios públicos de Alcorcón. Es una huelga que se ha llevado a cabo, en muchos sentidos de manera ejemplar, con asambleas de huelga diarias en el piquete, con decisiones tomadas por parte de la asamblea y con amplia colaboración entre la plantilla y el grupo de apoyo vecinal, además de muchos otros colectivos.

Obviamente la privatización de la recogida de vidrio es un revés significativo ya que era el principal motivo de la huelga. El Ayuntamiento por tanto ha conseguido su objetivo central de pasar el servicio a Ecovidrio con la perdida de ingresos, a través de la venta del vidrio recogido, que supondrá para la ciudad.

Sin embargo, y sin justificar en ningún momento la privatización, hay que verlo y ver la huelga en un contexto más general. La huelga no se lanzó solamente en contra de la privatización, sino por todo lo que representaba en el futuro. Dada la solicitud por parte del Ayuntamiento de un “rescate” y las consecuencias para los servicios públicos que supone esto, la privatización del vidrio era el punto de lanza para la privatización del resto de servicios de recogida y el desmantelamiento de ESMASA. Por tanto el blindaje del resto de servicios e incluso una mejora de las condiciones laborales representan una victoria muy significativa.

Pero también de gran importancia ha sido el efecto enormemente movilizador y animador que la huelga ha tenido en la ciudad. Ha conectado con un amplia capa de la ciudadanía y a conseguido la mayor movilizacion en Alcorcón de los últimos 20 años: la manifestación del 1 de febrero. La huelga ha electrificado el ambiente de la ciudad, concienciando a miles de personas y animando a otros colectivos en sus luchas. Y quizá lo más importante de la huelga es como ha dejado el terreno de cara al futuro. Como bien dice el comunicado por parte de los sindicatos convocantes “nuestro conflicto está superado pero queremos recordaros que el Ayuntamiento sigue vivo, se está despidiendo y se teme un ERE de 700 trabajadores/as, son ellos que precisan a partir de ahora de toda nuestro apoyo, solidaridad y ánimo. Qué viva la lucha ciudadana. Qué viva la lucha obrera. ¡Juntos podemos!”.

Hay muchas más batallas por adelante, por los servicios públicos por puestos de trabajo, contra el ambiente totalmente opresivo que impone el gobierno del alcalde David Perez, sin olvidar las 13 personas detenidas el 1 de febrero, las últimas victimas de este régimen.

Sin lugar a duda la huelga de estos últimos 18 días nos ha dejado en mejores condiciones para luchar, y eso es el mejor legado que una huelga puede dejar. Ya que, como sabemos todos y todas, la lucha es el único camino.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×