Agenda anticapitalista

2015: la Dignidad contra el Régimen

27/12/2014

Albert Portillo

marchas2015

Este pasado jueves 18 de diciembre, las Marchas de la Dignidad han presentado en el Ateneo de Madrid una Agenda Social para el 2015. Este acto tiene una enorme importancia porque ha presentado un plan de luchas continuo y sostenido que arranca este mismo diciembre. Este plan de combate contra el gobierno de los mercados culminará el 22 de Octubre con una Huelga General de 24 horas.

Un 2015 de rebelión ciudadana

Las Marchas han convocado ya una serie de grandes jornadas entre las que intercalan otras convocatorias, tanto propias como de otros movimientos sociales. Como explica Luis Blanco, portavoz de la IAC y activista de las Marchas de la Dignidad en Cataluña: “esto servirá para crear una serie de etapas para acumular fuerzas de cara a la Huelga General”.

Oscar Murciano, secretario de Acción Social de la CGT Catalunya, explica que “a nivel de todo el Estado español la CGT participa en las Marchas y se secundan y se apoyan las convocatorias”. Explica Oscar que a nivel estatal habrá la participación de la CGT en las Marchas pero que en Catalunya aunque la CGT no participará “está abierta la participación de alguno de los entes de la CGT Catalunya excepto del Secretariado Permanente”.

Las grandes convocatorias tendrán lugar en 2015 y consistirán tres grandes jornadas de lucha. La primera será el 21 y 22 de Marzo cuando diferentes columnas de todo el Estado volveremos a Madrid para exigir una vez más “el pan, el trabajo y el techo” que están tomando en la población.

La segunda jornada de lucha consistirá en una convocatoria unitaria del 1 de Mayo bajo el paraguas de las Marchas. Vinculando así las reivindicaciones tradicionales del movimiento obrero en las actuales demandas contra la austeridad, el TTIP, etc.

Estas dos grandes movilizaciones culminarán en la Huelga General del 22 de octubre. Poco antes de las elecciones generales que está previsto que tengan lugar en noviembre. Así la huelga tendría dos efectos; por un lado aglutinar una mayoría social contra las políticas neoliberales del gobierno saliente y por otro dar una clara señal al gobierno entrante: la austeridad y la concertación con la Troika o la patronal no serán toleradas por la ciudadanía. Como explica Oscar Murciano “la Huelga del 22-O tiene una gran potencialidad” ya que “en este escenario habrá la posibilidad de desbordar los sindicatos de concertación”.

El lunes 22 de diciembre las Marchas han convocado concentraciones de solidaridad con las 43 estudiantes mexicanas asesinadas delante de todos los consulados y embajadas de México en España. El 25 de enero las Marchas convocarán a manifestarse contra la Ley Mordaza, sumándose en este caso a las diferentes plataformas que ya están movilizando. El 8 de marzo se sumarán a las convocatorias feministas y llamarán también a salir a la calle contra el machismo.

A partir de ahora como dice Blanco se trata de “trabajar para mantener la movilización, crear asambleas de movilización, fortalecer las Marchas y ampliar la base organizativa”.

La lucha por la hegemonía comienza en la calle

Podemos decir sin temor a equivocarnos que las Marchas son un movimiento político con claros objetivos contrahegemónicos. Las Marchas son un movimiento político porque no luchan sólo contra un solo aspecto de la crisis, sino todo lo contrario, las Marchas tienen una dimensión de universalidad porque luchan contra todas las formas de desposesión del capitalismo. Como señala Luis Blanco “las Marchas no quieren ocupar el puesto de ningún movimiento pero si convertirse en un espacio de encuentro de las diferentes luchas”.

Sindicatos combativos, movimientos sociales del sector público, asambleas de parados / as y movimientos sociales, organizaciones políticas y estudiantiles han sido capaces de crear un frente de lucha en el campo social. Englobando diferentes luchas, convocatorias y demandas (de la PAH, de la ILP de educación, de las asambleas de parados, del movimiento vecinal, del movimiento feminista … etc) las Marchas están haciendo real el lema de unir las luchas .

Poco a poco vamos superado la fragmentación y el sectorialismo de las luchas. La asamblea estatal de coordinación de las Marchas ha supuesto un enorme paso adelante ya que ha dotado de una dirección estratégica unificada las diferentes luchas sociales, con dos únicos objetivos: ahuyentar el gobierno y tumbar al régimen del 78.

¿CCOO y UGT? Unidad sí, pero con las bases

CCOO y UGT han tenido una actitud ambivalente hacia la postura de ruptura y lucha de las Marchas, ya que si algunos sectores grandes de CCOO se unieron y apoyaron la convocatoria del 22M en Madrid, por otro lado justo dos días antes los secretarios generales de estos sindicatos se habían reunido con la patronal y Rajoy en la Moncloa para pactar nuevos mecanismos de “flexibilización laboral”.

Posteriormente al verse desbordados probaron de entrar en las Marchas pero sin aceptar demandas clave del manifiesto de las Marchas como no “pagar la deuda y ilegítima”.

En la última asamblea estatal se ha decidido no aceptar la entrada a las Marchas de estos sindicatos vinculados al régimen. La cuestión será desbordar las burocracias sindicales a la vez que atrayendo a aquellos sectores de base y combativos de estos sindicatos a las luchas de las Marchas.

Por unas Marchas Europeas de la Dignidad

En las ultimas tres semanas hemos tenido tres huelgas generales en diferentes puntos de Europa (Bélgica, Italia y Grecia). Frente a los Memorandos de la UE y sobre todo frente al Tratado Transatlántico de «libre» comercio e inversiones (TTIP) hay una respuesta de la clase trabajadora a escala Europea. Una jornada de lucha unitaria contra el TTIP basada en la coordinación de la izquierda europea y de los sindicatos como apunta Blanco es un elemento clave hacia la europeización de las Marchas. Unas Marchas hacia Bruselas o una Huelga General Europea serían el tipo de gesto necesario.

Formulario de suscripción

Rellena este formulario si quieres suscribirte a alguna de nuestras publicaciones.

Periódico En Lucha y revista La Hiedra - 25€ / año
Periódico En Lucha - 15€ / año
Revista La Hiedra - 12€ / año

×